El cacharrazo de Monedero a los podemitas más ‘tocados’ que nunca: «Toda la ejecutiva es responsable, rehenes del infantilismo, más calle y menos tele»

La primera de las reacciones contundentes frente al partido Unidos Podemos llegó de la mano, de iba a ser quién si no: Juan Carlos Monedero —La ‘Noche Triste’ de los de Podemos, que se quedan sin sonrisa y con cara de tontos–.

El líder en la sombra, el fundador apartado por sus líos con Hacienda, el más radical de los podemitas, publicó este 27 de junio de 2016 su análisis de las elecciones en el portal Público, con palos por doquier —Iñigo Errejón reconoce que «estos resultados no son los que esperábamos» en Podemos–. El primer golpe en la primera línea.

Una vez más Podemos ha sido rehén del infantilismo y se ha creído las encuestas.

Aún resuena ese arranque en la ‘cara’ de Pablo Iglesias, pero tiene mucho más Monedero:

No basta hacer un discurso hueco, adornado con una labia simpar y embellecido con el oropel de las televisiones si no planteas una alternativa clara y, al tiempo, insistes en el problema que tienen los partidos con los que confrontas.

Y ahora una para Errejón, el jefe de la campaña:

De nada sirve la idea brillante de hacer un catálogo de IKEA si eso no sirve para dejar claro cuál es tu modelo de país.

Ahora que se prepare Alberto Garzón:

De manera que IU, muy española, insista en demasía con lo que fue, sus símbolos, palabras, análisis, referencias, lemas, banderas, historia. Un mundo del trabajo que ya no existe. Y una gloria que fue derrotada.

Para Podemos en general, Monedero siempre quiso volver a los primarios círculos:

A Podemos le falta calle. Le falta movilización popular, identificarse en los problemas sociales, estar con las protestas laborales, discutir más con los sindicatos, con los estudiantes, con los dependientes, con las mareas, con los autónomos, con los damnificados de las multinacionales. A Podemos le hace falta menos ser brillante en la televisión -ya lo es de sobra- y más ser útil para la gente en la calle.

Y por último, la traca final, aunque con capote:

Insisto en que toda la Ejecutiva es responsable del resultado, especialmente los responsables de campaña. Y ni Pablo Iglesias ni Íñigo Errejón tienen que dimitir.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído