LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Marhuenda, a degüello contra Soria: «No era el mejor ejemplo para representar a España después de mentir a los españoles»

Santiago González le lanza un recado al PP por el caso Soria: "¿Qué necesidad tenía de reclamar este protagonismo?"

La renuncia del exministro de Industria, José Manuel Soria, a ocupar un puesto en el Banco Mundial es la cuestión que vértebra columnas y editoriales en la prensa de papel de este 7 de septiembre de 2016.

Eso sí, pongo en juego caña y pincho de tortilla a que averigüen ustedes qué diario no es que pase de puntillas, es que no hay siquiera un breve editorial hablando de este hecho, cuando hace sólo unos días su director defendía a capa y espada el nombramiento de Soria. ¿Lo han averiguado ya? Efectivamente, el periódico ABC no habla de forma opinativa sobre el particular –Bieito Rubido defiende el fichaje de José Manuel Soria por el Banco Mundial-.

En El Mundo, Santiago González asegura que en el PP parecen dispuestos a no darle relevancia mediática a Pedro Sánchez y, a tenor del caso de José Manuel Soria y su ya fallida candidatura al Banco Mundial, también le copian al socialista la división interna en su partido:

Qué necesidad tenían de reclamar un protagonismo tan destacado, como si no quisieran permitirle a Sánchez un minuto de gloria. La división, que es cada vez más evidente en el PSOE, también la reivindican para ellos.

En el editorial del diario de Unidad Editorial se destaca que la renuncia de Soria ha sido un triunfo del sector crítico a Rajoy a De Guindos:

El caso Soria tiene otra interesante lectura en ámbito del PP. Se trata de una victoria de sectores críticos del partido sobre Mariano Rajoy y Luis de Guindos, que habían respaldado públicamente su nombramiento. Rosa Valdeón, Alberto Núñez-Feijóo, Cristina Cifuentes, Juan Vicente Herrera, José Antonio Monago y otros han hecho rectificar al presidente del Gobierno en funciones

El editorial de La Razón aplaude la decisión adoptada finalmente por el Gobierno en relación al caso de José Manuel Soria y asegura que alguien que ha mentido a los españoles no podía acabar en esa institución como el Banco Mundial:

Soria no está imputado, pero su ejemplo no es el mejor para representar a España en una institución tan relevante como el Banco Mundial después de mentir a los españoles. La sociedad española exige que haya una ejemplaridad pública. Rajoy ha actuado correctamente.

El País, en su editorial, entiende que la renuncia de Soria implica que algo empieza a moverse en el PP en relación a que cada vez se tolera menos la corrupción:

Tras el caso Soria sabemos que algo se mueve en el PP para no aceptar el aplazamiento ad calendas graecas de la regeneración y la modernización de un partido asaeteado por casos de corrupción o dudosa ética y uncido a los errores de un funcionamiento extremadamente presidencialista.

YA NO HAY PRISA POR FORMAR GOBIERNO

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, critica la parsimonia de nuestros políticos con respecto a la formación de Gobierno. Estresados, lo que se dice estresados, no parecen estar:

Sus atareadas señorías decidieron en el Parlamento que hasta dentro de un mes, pasadas las elecciones vascas y gallegas, no se reunirán. Era urgentísimo formar Gobierno. Ya no lo es. Era imperativo, so pena de multazo europeo, tener Presupuestos. No los tendremos. Era irresponsable tener que votar el día 25. Ya no hay que votar el 25 sino el 18.

En ABC, Ignacio Camacho cree que gran parte del futuro de Mariano Rajoy se va a jugar en las elecciones gallegas. Si Feijóo pierde la mayoría absoluta y, por tanto, se queda sin Gobierno por mor de una alianza de perdedores, tal vez el fenómeno se copie a nivel nacional:

Un leve resbalón de Feijóo, acaso por unos miles o unos cientos de votos, provocaría a escala nacional un corrimiento de tierras. La segura alianza de perdedores en un gabinete regional multipartito -PSG, Mareas, BNG- replantearía la posibilidad de un correlato nacional: el célebre «Gobierno Frankenstein» con el que Sánchez no deja de soñar.

EL ‘HUMOR AMARILLO’ DE CARMENA

Para David Gistau, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, reduce el problema de la inmigración ilegal que asalta la valla de Melilla a un simple concurso televisivo, aquel famoso ‘Humor amarillo’ que entretenía a la audiencia los mediodías y las tardes de los adolescentes en Telecinco:

La frontera europea de Melilla queda así, en la descripción de Carmena, reducida a un escenario de ‘Humor amarillo0 donde los concursantes van pasando pruebas que tienen como objeto capturarlos y los miembros de la Guardia Civil, cuya tarea también es penosa e ingrata, aparecen de pronto transformados en animadores del juego a quienes ha correspondido desempeñar un papel represor, lleno de penalización social.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído