Gonzalo Boyé fue condenado a 14 años de prisión por colaborar con la organización terrorista ETA

La revista ‘Mongolia’, editada por un ex etarra, ofende a los católicos e insulta a los murcianos

Eduardo Inda sacude un tremendo 'zasca' a Nacho Escolar, cuando le recuerdan que tiene un etarra en su periódico

Las víctimas del terrorismo, indignadas con el Colegio de Abogados de Madrid por invitar a Boye, editor de 'Mongolia', a disertar sobre el Código Penal

Son unos facinerosos. Y les viene de largo, porque el editor de la revista, al que invitan a dar conferencias sobre derechos humanos y actúa como abogado de dirigentes de Podemos y de sujetos como el ex juez Elpidio Silva, es un tipo que en 1996 fue condenado a 14 años de prisión por colaborar con la organización terrorista ETA (El nuevo vómito de Mongolia: llama «puto cacahuete miserable» a Teresa de Calcuta).

Se trata de Gonzalo Boyé, colaborador también del medio online que dirige Nacho Escolar y máximo responsable de ‘Mongolia’ (Inda: «Yo no sé cómo la Asociación de Niños con Síndrome de Down no le exigen a los de revista que se cambien el nombre»).

La revista, que no pierde ocasión de ofender lo más sagrado, ha desatado una tremenda polémica en el conjunto de la Región de Murcia, por servirse  -con probable intención ofensiva- de la imagen de la Virgen de la Caridad, patrona de Cartagena, para anunciar el musical 2.0 que tiene previsto ofrecer este sábado 12 de noviembre de 2016, en el Teatro Circo de la ciudad portuaria (Escolar se traga un tremendo ‘zasca’ cuando le recuerdan que tiene un etarra en su periódico).

En las cofradías esta ilustración ha desatado una enorme indignación, por lo que se ha presentado una denuncia en la Policía Nacional al entender que se atenta contra los sentimientos religiosos, un delito que se recoge en el Código Penal.

Y es que, el cartel representa, a modo de sátira, a Donald Trump y Hillary Clinton, pero se sirve de la imagen de la Virgen de la Caridad, siendo sustituidos los rostros de la Virgen y Cristo, respectivamente.

Circula por WhatsApp un mensaje en el que se insta a boicotear el espectáculo (Las víctimas del terrorismo, indignadas con el Colegio de Abogados de Madrid por invitar a Boye a disertar sobre el Código Penal).

COMUNICADO DE ‘MONGOLIA’

La revista ha emitido un comunicado en el que dice:

  «Desconocemos quién es el denunciante ni los motivos que tenga para interpretar de forma tan enfermiza un cartel que anuncia un espectáculo de sátira política. Seguramente el ansía de notoriedad le haya movido a presentar una denuncia carente de cualquier fundamento» (Pablo Hasel no está solo: la gente de Mongolia, El Jueves o la concejala del PSOE gallego también desbarran en Twitter).

«La revista Mongolia no ofende los sentimientos religiosos de nadie, simplemente se expresa a través de la sátira y en el convencimiento de que una sociedad democrática ampara la libertad de expresión».

Asegura que confía «plenamente» en la Justicia y anuncia que defenderá su «derecho a la libertad de expresión allí donde tenga que hacerlo».

EL PRESIDENTE DE MURCIA LO CRITICA

El presidente del Ejecutivo murciano, Pedro Antonio Sánchez, se ha sumado a las críticas que ha despertado el cartel.

En su cuenta de Twitter, Sánchez lamenta «el mal gusto y la provocación ofensiva» que, a su juicio, «también merecen que se pongan en evidencia».

Y es que, destaca, este cartel «es sencillamente impresentable». Concluye dejando claro que no podrá asistir al musical.

AL OBISPO TAMBIÉN SE PRONUNCIA

El obispo de la Diócesis de Cartagena, monseñor José Manuel Lorca Planes, ha mostrado su rechazo absoluto por el cartel .

Ha anunciado que presidirá el miércoles, día 16, a las 19:30 horas, una eucaristía de «desagravio» a la que invita a todos los cartageneros. Será en la Basílica de la Caridad.

En un comunicado oficial del Obispado de Cartagena, critica el «irreverente» uso de la imagen de la Virgen de la Caridad, patrona de Cartagena, en un cartel difundido por la ciudad y a través de las redes sociales.

Monseñor Lorca Planes ha expresado su rechazo a este tipo de prácticas en las que «se ridiculizan imágenes sagradas con fines ajenos o contrarios a la fe», y considera que estas iniciativas «atentan contra los sentimientos más profundos de los creyentes y nunca pueden ser justificadas bajo una pretendida libertad de expresión, ya que todo tiene un límite».

«Lo sucedido con la imagen de la Virgen de la Caridad nos afecta y duele a todos, por lo que pedimos el máximo respeto a la fe de los creyentes».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído