LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Este muerto está muy vivo: Errejón se le subleva al totalitario ‘Pablenin’

Ignacio Camacho: "En el Podemos que viene no caben los tímidos porque ya no va a ser un partido, sino una formación de combate"

Guerra cruenta dentro de Podemos. A dos meses justo para que la formación populista celebre su cónclave en Vistalegre, el 10 de febrero de 2017, este 10 de diciembre de 2016 las columnas y editoriales destacan la gran grieta que se está abriendo en el partido de Pablo Iglesias y como el liderazgo del macho alfa está cada día más cuestionado.

El editorial de El Mundo remarca la pelea existente en Podemos para hacerse con el control del partido y dice que poca diferencia habrá sobre quién tenga el mando del poder en la formación morada, que al final imperarán las posturas populistas salga Iglesias o salga Errejón:

Pese a que la rebelión encabezada por Errejón pudiera parecer más razonable que el inmovilismo que pretende perpetuar Iglesias, no debemos olvidar que en el fondo lo único que se dirime es el liderazgo de una organización que reivindica el populismo como una forma actualizada del comunismo. Si bien la moderación de Errejón es preferible a la agresividad de Iglesias, el problema de Podemos no es quién lidera el proyecto, sino el propio planteamiento de la organización. El desprecio hacia la Constitución de 1978 como marco legal común a todos los españoles y sus pretensiones de imponer un régimen autoritario hacen que sus propuestas estén en las antípodas de los deseos de libertad, estabilidad, igualdad y prosperidad de la sociedad española.

Ignacio Camacho, en ABC, destaca que a Errejón le van a purgar y que su futuro, muy probablemente, acabe por militar en las filas del PSOE:

Errejón no es un moderado, aunque tal vez acabe moderándose empujado por la experiencia. Puede terminar en el PSOE, pero aún no lo sabe. Lo que sí ha sido es partidario de la alianza coyuntural, de la convergencia. Trataba de no inspirar miedo, de entrar al poder por la gatera. En ese sentido es más pragmático que su jefe, aunque carece de su carisma destructivo, de su tirón de arrastre, de su convicción en la fuerza. Le van a «hacer la autocrítica». En el Podemos que viene no caben los tímidos porque ya no va a ser un partido, sino una formación de combate. Una máquina de guerra.

El editorial del diario de Vocento coincide en señalar la guerra civil desatada en Podemos:

A Iglesias no le viene nada bien el parón electoral en España, porque le obliga a una normalidad política y democrática que repudia y que no sabe gestionar. No es que sea bisoño, es que su ideología no tiene encaje en una democracia parlamentaria, porque está deslegitimándola constantemente con apelaciones a «la calle», como si esta fuera una alternativa al Parlamento. Errejón y sus compañeros no son paradigmas de la socialdemocracia europea, pero sí versiones menos irritadas que la de Iglesias, aunque cualquier diferencia de matiz se convierte en una traición para dogmáticos como el líder de Podemos. Si el método de dirección de Iglesias en Podemos es la imposición ideológica, la defenestración del adversario y el aplastamiento de la crítica, es muy sencillo -y temible- imaginar cómo gobernaría España.

Y La Razón subraya que el cadáver de Errejón está muy vivo:

Si Pablo Iglesias aguardaba la Asamblea Ciudadana Estatal de febrero como una suerte de paseo triunfal para su liderazgo al frente de Podemos, parece que tendrá que abandonar el pedestal y bajar al barro para imponer sus tesis frente a los denominados «errejonistas». Puede que tras la victoria oficialista en el partido en Madrid se precipitaran los análisis que daban por cerrado el pulso en la organización y por enterrada a la facción del número dos, Íñigo Errejón. Por lo visto, hay vida detrás de la presunta muerte política y el cadáver está vivo tras el paso al frente dado ayer

Emilia Landaluce, en El Mundo, habla del acontecimiento planetario que supone el encuentro de alcaldesas anticlericales como Colau y Carmena con el Papa Francisco:

Siguiendo la curva línea de la trompa de falopio, podríamos recordar la irrupción de Rita Maestre, teniente de alcalde del ayuntamiento de Carmena, en la capilla de la Complutense al grito de «Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios». También, y la disculpó por su juventud Monseñor Osoro, dijo: «Arderéis como en el 36», si bien la primera quema de conventos fue en mayo del 31, pero como eso no rima… Lástima. Quizás la alcaldesa de Madrid hable al Papa de su intención de devolver a Madrid unos Reyes Magos «más tradicionales». Lo que parece seguro es que el próximo 8 de enero, Joan Ribó sacará de nuevo a las magas Libertad, Igualdad y Fraternidad al balcón del ayuntamiento de Valencia. ¿Acaso sabe Ribó que en la época de los Borgia se decía que la mayoría de las putas en Roma eran valencianas?

Salvador Sostres le lanza un zasca a los alcaldes populistas que han perdido literalmente el culo para ir a reunirse con el Papa Francisco:

Caridad significa amor, y esto es importante que lo sepan los arrogantes que creen que nunca van a necesitarla. Siempre volvéis, camaradas. Y de vuestros belenes desfigurados emerge el renovado amor que os devuelve a casa. «Dejad que los niños se acerquen a mí», y aquí estáis, tan infantiles y pedantes, con vuestra arrogancia vencida por la piedad, postrados ante la única y gran Verdad. Creéis que vuestro odio nos da miedo, y por eso perdéis siempre. Nos habéis censurado, encarcelado, torturado y asesinado. Venimos de las catacumbas y de la Cruz, y continúa siendo muy de nuestro tiempo perseguir a cristianos. Es cierto: nos habéis hecho mucho daño y todavía nos lo hacéis. Pero ¿miedo?, ¿qué miedo? Conocemos el final de la historia y su significado, que aunque la vida sea efímera podemos hacer que nuestros días sean inmortales, y que vosotros siempre volvéis.

El editorial de El País se centra en las doce reformas clave que deben acometerse en la presente legislatura:

Sea como fuere, es imprescindible acometer las reformas enunciadas. Tras las pensiones y la educación, se deben plantear cambios en la estructura social y económica que pasan por una reforma fiscal y un nuevo marco de relaciones laborales, además de poner en marcha políticas de igualdad y modernizar el modelo productivo español adecuándolo a la nueva agenda digital. En el terreno político, no se pueden dejar de afrontar las medidas de regeneración que reclaman los ciudadanos, diseñar una nueva política exterior y de defensa, reformar la Administración de Justicia y redefinir el papel del Estado y de los Gobiernos autonómicos y municipales, incluyendo su financiación. Cataluña requiere un nuevo planteamiento político, que podría apoyarse en una reforma de la Constitución. Estas son las 12 reformas que consideramos prioritarias y que deberían merecer la atención de las fuerzas políticas durante los próximos años.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído