Rajoy practica el frontón con Podemos y deja atónitos a los analistas: ¿cuál es el secreto de este hombre?

Rajoy tiene fascinado a los columnistas. Este líder que estaba casi desahuciado hace unos meses a la espera de que le jubilara un Frente Popular ha aguantado cuando muchos le pedían que se fuera. «¿Cuál es el secreto de este hombre?», se pregunta Pedro Cuartango tras releer a Heráclito. «Quien resiste gana y ello es perfectamente aplicable a la filosofía del dirigente de Pontevedra, que se plasma en esas largas caminatas por los montes y los valles de O Salnés».

No es que Cuartango haya descubierto la pólvora pero si acierta al elogiar el inmovilismo de Rajoy como la clave de su acción política.

A Raúl del Pozo le susurra un dirigente de la izquierda: «Para Rajoy, todo lo que no sea bipartidismo es chisgarabís. Su estrategia de congreso ha sido hacer el frontón con Podemos, no con el PSOE, y todas las referencias iban hacia Podemos. No hablan de Susana Díaz para ayudarla [no quieren meterse con el PSOE], pero ella ha estado fatal. El pantojismo de la faraona no pasa por sus mejores momentos y se le nota en la inseguridad del verbo».

Martín Prieto en La Razón no cree que el cónclave del PP no ha sido comunista a la búlgara sino tranquilo y previsible como el charrán que lo preside, sin sustos o sorpresas, como se merecen españoles suficientemente atribulados.

Para duelos y quebrantos, llanto y crujir de dientes, ya tenemos a toda la izquierda española. Hoy el charrán por antonomasia no es proclive a engordar el cesto de los problemas o inventarlos donde no los hay, y menos desde el Gobierno, así que resuenan por comparación los alborotos fatuos de Podemos semejantes al espectáculo de un concierto de rock con navajazos a la salida.

ABC saca conclusiones del congreso de Vistalegre: «Podemos retornará a sus orígenes después de la exhibición de autoridad hecha por Iglesias, y cortará de raíz cualquier pretensión de convertirse en una formación capaz de girar hacia la socialdemocracia, suavizar sus formas y adquirir perfiles institucionales. No será así, y toda la apelación que hagan los vencedores a una reunificación del proyecto sin rencores ni venganzas será una falsa teatralización».

Cayetana Álvarez de Toledo se desmarca de los elogios unánimes a Rajoy en la prensa recordándole lo que decía antes de que el 9N se celebrara:

Rajoy dijo lo mismo el 12 diciembre de 2013, ante el entonces presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy: «Esa consulta es inconstitucional y garantizo que no se celebrará. Eso está fuera de toda duda».
Y el 21 de enero de 2014, ante la periodista Gloria Lomana: «La Ley se va a cumplir, y un referéndum en el que se pretende poner en tela de juicio la soberanía del pueblo español no se va a celebrar».
Y el 25 de enero, ante todo el PP catalán: «Mientras yo sea presidente del Gobierno ni se celebrará ese referéndum ni se fragmentará España».
Y el 6 de julio, ante Aznar en el Campus FAES: «Ese referéndum no se puede celebrar y no se va a celebrar, lisa y llanamente porque es ilegal».
Y el 25 de agosto, ante Angela Merkel, después de un bucólico paseo por los bosques gallegos: «De ninguna de las maneras se celebrará un referéndum ilegal en España».
Y el referéndum se celebró.

Santi González le mete un zasca brutal a Iglesias por encharcar la memoria de Clara Campoamor.

«Empezó recordando que ayer era el aniversario de Federica Montseny y Clara Campoamor, como si tuvieran algo en común aparte del bando. Yo le he oído asociar a Campoamor, uno de los personajes más admirables de la República, con Margarita Nelken, uno de los más sectarios, la jefa política de su abuelo, Manuel Iglesias. Pablo debería leer los dos libros autobiográficos de Clara Campoamor: El voto femenino y yo: mi pecado mortal y La Revolución española vista por una republicana. Podría haberse enterado de que la diputada que conquistó el voto de las mujeres se exilió en septiembre de 1936, porque su vida peligraba, precisamente por gente como Margarita Nelken y el abuelo Manuel. Fue una española a la que querían fusilar los dos bandos».

El editorial de El Mundo traduce la estrategia radical de Iglesias «para mantener prietas las filas de sus bases más ideologizadas, pero le lleva a desconectarse de amplias capas de la población española, máxime si la recuperación económica sigue su curso actual».

La frase para enmarcar la deja Guy Sorman en ABC: «¿Por qué surge ahora el populismo? Para aquellos a los que les asusta este nuevo mundo, el populismo es el refugio».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído