EL CORTITO DE KARADAGIÁN

Rahola se burla de la fiscal jefe atacada por una turba de separatistas: «¡Qué donaire, qué altiva valentía!»

"Lo de la señora Magaldi ha sido de nota. ¡Qué cigarrillo seductor!", escribe la hagiógrafa de Mas con sorna

Hace tiempo que viven al margen del Estado del Derecho, y disfrutan de una independencia virtual a cuenta del Presupuesto

Pilarica anda suelta. La señora Rahola está que se sube por las paredes con Ana Magaldi, la fiscal jefe de Barcelona, que denunció insultos y amenazas por parte de independentistas catalanes a la salida del juicio a Artur Mas por el 9-N.

La columnista de La Vanguardia se emplea a fondo este 16 de febrero de 2017 para sacarle los colores en una columna titulada ‘La rueda de prensa’ a esta fiscal por atreverse a haber dado una rueda de prensa para contar con todo lujo de detalles el miedo que vivió ante la jauría. “Me insultaron. Me llamaron mierda, fascista, vete de Cataluña, fuera”, contó en un relato escalofriante.

Y se titula ‘La rueda de prensa porque Rahola piensa que lo de la fiscal Magaldi fue el numerito escandaloso de una emperifollada dama escandalizada por unos simples botarates.

Rahola va mucho más lejos que Lidia Herrera, la presentadora de TV3, a la que «no le cuadraban» las imágenes con el relato de la fiscal.

Porque si la televisión norcoreana de Cataluña intentó restarle importancia al suceso, la biógrafa favorita de Artur Mas se mofa descaradamente de una mujer –toma feminismo– que temió por su integridad física por las miradas de odio de los separatistas.

«Dice la señora fiscal jefa que ha temido por su vida a causa del soberanismo y por ello, porque ha temido por su vida, ha hecho una rueda de prensa, que es la manera lógica con la que se defiende una fiscal cuando teme por su vida. Asegura que algún botarate la ha llamado «fascista» y que, viendo la figura de un temible almogávar acercándose, sin nada en las manos, pero con la lengua suelta, ha creído que peligraba su integridad física. Es entonces cuando ha podido escuchar la temible amenaza -«tú eres la Fiscalía, tú nos condenas por poner las urnas, ¡qué vergüenza!»-, y Catalunya entera se ha estremecido. Hacía mucho que no se escuchaba una amenaza tan aterradora.

Rahola se sorprende de que la fiscal, paralizada de miedo, no haya ni soltado su cigarrillo lanzando miradas desafientes. ¡Si la culpa es de ella por provocar!:

Y asustados ante tal riesgo, Catalunya en masa se ha volcado a las imágenes de televisión donde se podía observar el arriesgado momento sufrido. Aunque ha sido curioso porque a pesar de las huestes bárbaras y los gritos de terror y el tipo de las urnas, la señora fiscal se paseaba tranquila, mirando fijamente a la turba cual dama rutilante y altiva, cigarrillo en mano, protagonizando un «fumando espero» en versión cabellera Tous. Es cierto que cada cual reacciona a su manera ante el miedo a la muerte, pero lo de la señora Magaldi ha sido de nota. ¡Qué donaire, qué altiva valentía, qué cigarrillo seductor! En la calle, el humo del tabaco danzando tranquilamente ante la gente, en la rueda de prensa, el tembleque y el miedo, el pavor…, deliciosa dualidad, poética doble personalidad.

«Si todo fue tan pavoroso, ¿por qué hace una rueda de prensa en lugar de poner una denuncia?», concluye.

Lo que parece haberle molestado a Rahola es que Magaldi no les haya bajado la mirada, porque la fiscal les miró de pie sin peinetas ni insultos, y eso ha sido una patada en el hígado para los sembradores de odio.

Los tiempos han cambiado. Ya lo aviso la CUP: la transición a la independencia no será pacífica. Esto quiere decir que se acabó el victimismo.

Ya no se hacen los oprimidos sino que ahora directamente se permiten insultarte en la cara y encima burlarse de ti con total impunidad por denunciarlo en una rueda de prensa.

Se pasan las leyes por el forro porque todo les ha salido gratis. Hace tiempo que viven al margen del Estado del Derecho, y disfrutan de una independencia virtual a cuenta del Presupuesto.

Acostumbrados a ser apaleados sin chistar, la fiscal jefe se mantuvo de pie porque como dijo luego ella «representaba a una institución del Estado».Magaldi, abandonada por un Estado ausente y un Gobierno ‘dialogante’, seguirá de pie en las escaleras sin bajar la mirada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído