TAMBIÉN SEÑALA A OKDIARIO, LIBERTAD DIGITAL Y LA GACETA

La inquisidora Colau subvenciona un informe para acusar a Periodista Digital de «incitar al odio»

Eliminar al que piensa distinto es la genética de una política del odio

Es patético que el estudio no recoja la quema de un ejemplar de la Constitución en un programa informativo de TV3

La alcaldesa Ada Colau muestra su patita inquisidora subvencionando un informe contra la prensa que critica al separatismo.

El chiringuito público ‘Observatori del Discurs de l’Odi als Mitjans’ ha publicado un informe -con patrocinio del Ayuntamiento de Barcelona- en el que identifica ocho estrategias de los medios digitales «de extrema derecha» para difundir, promover o justificar el «discurso del odio hacia la comunidad musulmana, la gitana y los extranjeros. También incluye la catalanofobia».

El estudio analiza 308 piezas aparecidas entre el 9 de enero y el 9 de febrero de 2017 en ocho portales digitales que casualmente tienen una cosa en común: oponerse al separatismo catalán. Se trata de Dolça Catalunya, La Gaceta, OK Diario, Libertad Digital, Periodista Digital, Alerta Digital, Baluarte Digital y Mediterráneo Digital.

El Observatorio también avisa de que el hecho de que el estudio se centre en estas cabeceras no descarta que otros «posiblemente también fomenten el discurso del odio». Entre esos medios no están, como es obvio, ETB (donde se tachó a los españoles de ‘fachas’ y ‘paletos’) o TV3 (donde se queman constituciones españolas en horario infantil)

Esta es la manera que tiene Colau de saldar cuentas con los medios que no le bailan el agua a los separatistas. Señalarles como incitadores del odio, como hacían los nazis en la Alemania de los años ’30. —Los batasunos de Podemos imitan a los nazis en su estrategia del miedo contra la prensa

Como denuncia el Grup de Periodistes Pi i Margall, es patético que el estudio no recoja la quema de un ejemplar de la Constitución en un programa informativo de TV3 o la entrevista en el canal 3/24 (también de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales de la Generalidad) a un terrorista condenado por asesinato como Carles Sastre, en la que se le presentó como «gran reserva del independentismo», o, solo por poner un ejemplo más, el mensaje leído en TV3 llamando «fascistas» a PP y Cs, ante la indiferencia de la presentadora.

COMUNICADO DEL GRUP DE PERIODISTES PI I MARGALL

El Grup de Periodistes Pi i Margall considera que el «Observatori del discurs de l’odi als mitjans», impulsado por el Grup de Periodistes Ramon Barnils y con el patrocinio del Ayuntamiento de Barcelona, entre otros, tiene elementos que demuestran un sesgo altamente preocupante. Así, la entidad señala que:

1) Es lamentable que el estudio analice solo los medios de comunicación del mismo espectro ideológico, el de la crítica (con diversos matices) al soberanismo y al secesionismo en Cataluña, olvidando por completo la mala praxis practicada por otros medios.

2) En este sentido, es sospechoso que se hayan omitido casos que se sitúan dentro del discurso de odio en nuestra sociedad, y que han motivado la presentación de diversas quejas ante el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC). Así, es patético que el estudio no recoja la quema de un ejemplar de la Constitución en un programa informativo de TV3 o la entrevista en el canal 3/24 (también de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales de la Generalidad) a un terrorista condenado por asesinato como Carles Sastre, en la que se le presentó como «gran reserva del independentismo», o, solo por poner un ejemplo más, el mensaje leído en TV3 llamando «fascistas» a PP y Cs, ante la indiferencia de la presentadora.

3) Es preocupante que un supuesto observatorio se dedique a emitir juicios paralelos, como si de un tribunal inquisitorial se tratara, cuando para velar por la buena praxis del periodismo y por la deontología profesional ya existen (al margen de los tribunales ordinarios) organismos que gozan de mayores consensos dentro de la profesión periodística, como el Col.legi de Periodistes de Catalunya, el mencionado CAC, el Consell de la Informació de Catalunya y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España. Una cosa es denunciar un hecho concreto en un medio concreto, ligado a la mala praxis, y otra muy diferente y deleznable, marcar y señalar a los medios.

4) Finalmente, el Grup de Periodistes Pi i Margall defiende la buena praxis periodística y la convivencia, y muestra su rechazo frontal a cualquier promoción de odio o iniciativas de este tipo, ya sean mediante la publicación de noticias como a través de supuestos estudios que no son más que herramientas sesgadas de carácter político.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído