"Ya saben. La de las tetas grandes"

Arturo Pérez Reverte la monta en Twitter con las grandes tetas de Christina Hendricks

Lo del SAT con 'Er Prinzipito' es tan grave que ni Pérez-Reverte saca fuerzas para mofarse: "Conviene saber lo que nos espera"

Arturo Pérez Reverte la monta en Twitter con las grandes tetas de Christina Hendricks
Christina Hendricks y su generoso escote. CH

Arturo Pérez Reverte: "Nunca se ha visto tan frecuente mansedumbre, tanta complicidad de los periodistas"

Es el más internacional de nuestros novelistas, ex reportero de guerra audaz y uno de los escritores más populares de España por sus novelas trepidantes, pero también por su modo de expresar sus opiniones sin tapujos, que le ha granjeado enemistades en determinados sectores como el feminista («Esperaré a Podemos atrincherado con la escopeta de postas loberas»).

Esta cruzada contra él, en la que Podemos invierte ingentes recursos humanos y ténicos, sigue no sorprende a Pérez-Reverte, que tiene las pelotas ya negras del humo de mil combates y no se toma ni un respiro para repartir leña a los cretinos («Cuando en España se celebre el día del orgullo del gilipollas no vamos a caber en las calles»).

La última excusa que que se han buscado los podemitas y afiliados para verter contra el académico sus iras en Twitter, es su reciente columna en XL Semanal, titulada Cristina Hendricks y nosotros.

En el texto, Pérez Reverte cuenta la noche en la que, cenando —con Antonio Lucas, Manuel Jabois o Edu Galán, entre otros— en el restaurante segoviano Casa Lucio, coincidieron con la actriz de la serie Mad Men Christina Hendricks, «pelirroja de tetas grandes».

El escritor, quien ya advierte que sus compañeros de mesa aquella noche no han escrito sobre el asunto por el temor a que les llamen «machistas» o «chulitos de barra»:

«Son jóvenes, y aún están en esa edad en la que uno se cuida con las redes sociales».

Según Reverte, quien considera que Hendricks «en carne mortal pierde mucho. Suele ocurrir. Pero sigue siendo guapa y bien dotada», la actriz iba a acompañada de «un pavo enchaquetado que Teo define como el legítimo esposo»:

«No tiene ni media hostia», asegura Reverte que dijo Galán.

Estos y otros extractos del texto de Reverte han sido el detonante de la úlirma ofensiva de los zarrapastrosos de toda edad y condición:

El escritor, que no se corta un pelo, les ha dado a todos una buena patada en los morros y en lenguaje grueso:

En su relato, para quien no lo haya leido, Reverte avisa desde el primer momento que no pretende atenerse a la verosimilitud de su relato, para empezar aclarando que David Gistau no estaba presente pero que lo incluye de todos mods (Lo del SAT con ‘Er Prinzipito’ es tan grave que ni Pérez-Reverte saca fuerzas para mofarse: «Conviene saber lo que nos espera» ).

La mujer de Mendoza sí que estaba, pero la elimina ya que requiere un consenso masculino absoluto. Y se regodea en la indignación en las redes sociales que va a provocar y a la que los otros, «mantequitas blandas», no quieren exponerse. Paladea la definición sexista que hace de Hendricks, justificándola en la «eficacia» y «brevedad» (Arturo Pérez Reverte: «Nunca se ha visto tan frecuente mansedumbre, tanta complicidad de los periodistas»).

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído