Han pagado por la exclusiva cerca de 60.000 euros

Con ella llegó el escándalo: Belén Esteban hace que Semana y Lecturas se peleen

Bronca entre las rfevistas de la misma empresa

Con ella llegó el escándalo: Belén Esteban hace que Semana y Lecturas se peleen
Belén Esteban en las portadas de Semana y Lecturas. PD

La revista Semana negoció con Belén Esteban la exclusiva de su reacción tras la sentencia contra Toño Sanchís, …

La revista Semana negoció con Belén Esteban la exclusiva de su reacción tras la sentencia contra Toño Sanchís, una entrevista que también quería Lecturas.

Y revela Sara Tejada este 29 de junio de 2017 en ‘Informalia’ como la de San Blas estaba enfadada con la que fue su publicación de cabecera (por haber sacado cosas que no le gustaban), se la concedió a Gema López, para Semana, que pagó en total cerca de 60.000 euros por la operación.

 Lecturas decidió entonces competir poniendo en su portada también a la ex de Jesulín, simulando que tenía otra exclusiva y haciendo un refrito con declaraciones de la Esteban en otros medios. Las dos revistas pertenecen a la misma empresa.

Belén Esteban sabía desde hace tiempo que después de que el juez se pronunciara sobre su contencioso con Toño Sanchí,s ella, profesional de la fama ante todo, es decir, de la venta de exclusivas, iba a ‘pillar cacho’. Y así ha sido.

La princesa del pueblo ganó, por goleada, a su representante, y a falta del recurso, todo indica que le va a sacar una cifra que puede llegar a los 600.000 euros. Pero eso no es bastante: hay que rebañar, que los tiempos no están para regalar nada.

La de Paracuellos decidió que el medio adecuado para colocar su producto, es decir, su verdad, su entrevista tras la sentencia, era la revista Semana. Y qué mejor profesional para llevar a cabo el trabajo que su compañera, amiga y además gran periodista: Gema López.

Dicho y hecho. Antes de pasar por el Deluxe este sábado, el semanario aparecía el miércoles con el posado de la eterna ex de Jesulín de Ubrique, en donde ejecuta su venganza sin piedad y hace leña del árbol caído contra Sanchís y su familia.

«No voy a perdonar a Toño jamás», reza el titular de la publicación sobre una portada ilustrada con la imagen de Belén Esteban luciendo una sonrisa casi diabólica, satisfecha con su triunfo (recurrible) en los tribunales y tal vez también por el dinero que se embolsará a cambio de sus palabras y sus fotos.

«No me dan pena ni su mujer ni sus hijos, ¿quién pensó en mi hija?», se pregunta, y añade:

«Si se tiene que ir de su casa que se vaya», dando a entender que no solo quiere derrotar a Toño y a su mujer, sino que pretende humillarlos y aplastarlos, ignorando tal vez que eso demuestra rencor, veneno, ganas de revancha y demás sentimientos negativos pero posiblemente muy rentables en un quiosco.

Pero la portada de marras tiene tras de sí otra historia tal vez menos popular pero interesante si pasamos por un momento del circo rosa a su trastienda. Belén Esteban solía conceder sus exclusivas posadas a la revista Lecturas, cuya empresa editora, RBA, es socia empresarial de Semana.

Pero desde que aparecieron determinadas informaciones en esa publicación, como las relacionadas con la biografía titulada La princesa al desnudo (una sarta de barbaridades firmada por Julián Fernández Cruz) o la del supuesto romance de Belén Esteban y Miguel Ángel Muñoz juntos, cuando el actor apenas tenía 17 años, generaron tal indignación en Belén que ella decidió que la revista de RBA dejaría ser su publicación de cabecera.

Sin embargo, y dado que Lecturas y Semana pertenecen a la misma empresa, en la redacción de la primera se sabía que la de Paracuellos había concedido la exclusiva a su revista hermana, y además el topo que Lecturas tiene en el entorno de la propia Belén había filtrado parte de la entrevista antes de que saliera.

Fuentes de la editora de esas revistas aseguran que el aparente despecho de los responsables de Lecturas porque su ‘novia’ se había ido con su ‘hermana’ ofuscó de tal manera a los responsables de la publicación que levantaron la portada que tenía preparada con una exclusiva de Ángel Garó y decidieron competir contra su propia casa sacando a Belén Esteban simulando que también tenían una exclusiva, con fotos posadas de archivo y haciendo refritos con las declaraciones de Belén en televisión, sabiendo posiblemente de antemano qué decía en Semana.

El resultado fue que la propia Esteban se enfadó tanto con el engaño que lanzó un tuit advirtiendo que ella solo había concedido una entrevista, la de Gema López en Semana.

El propio Toño Sanchís ha recordado este jueves en El Programa de Ana Rosa que «sigue habiendo un topo de Lecturas en el entorno de Belén».

La exclusiva de Belén en Semana y el ‘billete falso’ acuñado por Lecturas compiten ahora mismo en el quiosco: una revista tiene la exclusiva y ha pagado por ella 60.000 euros entre el ‘caché’ de la Esteban, lo que cobra Gema Ruiz, y la parte del quien ha negociado con Semana.

La otra, Lecturas, da el pego de que tiene una exclusiva. Pero lo que tiene es a una parte de la empresa que edita la publicación «subiéndose por las paredes con la jugada», según nos aseguran fuentes de la revista perjudicada conocedoras del problema.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído