LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Carlos Herrera se pregunta si había algún «imbécil» que se creía que Puigdemont y Junqueras iban a proclamar la independencia catalana

Raúl del Pozo: "Junqueras, después de bellaquear tanto, ahora lloriquea y sigue mintiendo"

Carlos Herrera se pregunta si había algún "imbécil" que se creía que Puigdemont y Junqueras iban a proclamar la independencia catalana
Junqueras y Puigdemont Agencias

Frenazo, no sabemos si definitivo, al separatismo y al referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Los pesos pesados de la Generalitat comienzan a verle las orejas al lobo… y a la Justicia. Los columnistas y editorialistas consideran este 22 de septiembre de 2017 que los Puigdemont, Junqueras y demás patulea tendrán que cambiar el argumento, pero sin que lo noten sus acólitos.

Federico Jiménez Losantos lamenta en las páginas de El Mundo la nula capacidad del Estado para oponerse al golpe de los separatistas:

El efecto de la solemne declaración institucional del presidente del Gobierno ha sido extraordinario. Pocas veces menos han rendido a más de forma tan barata; nunca en la historia de España unos cuantos delincuentes sin armas han atacado con tanto éxito a las fuerzas armadas

El editorial de El Mundo carga contra los mossos por su inacción ante el asedio a la Guardia Civil:

Aunque los mandos de los Mossos han acatado formalmente las indicaciones del fiscal para impedir el referéndum, su inacción durante el asedio de los manifestantes a la Guardia Civil ha disparado las dudas sobre su lealtad. La policía catalana no evitó que los manifestantes se saltaran el operativo y quemaran un vehículo de la Benemérita.

Santiago González cuenta cómo el separatismo utiliza sin pudor alguno a los niños:

Hay otras formas de señalamiento. Un instituto de Olot envía una carta a los padres de sus alumnos para que les permitan manifestarse «si creéis que es importante que nos hagamos oír y defendamos la democracia y la libertad. Ahora más que nunca debemos estar juntos». A ver quién tiene lo que habría que tener para gritar : «Quitad vuestras sucias manos de las cabezas de mis hijos».

Raúl del Pozo no se traga las lágrimas de atrevo de Oriol Junqueras:

Ahora, estos políticos han cambiado la furia por el llanto y se expresan como zombis. Junqueras, después de bellaquear tanto, ahora lloriquea y sigue mintiendo.

El editorial de ABC le sacude una buena tunda a Podemos:

Es un partido que no puede convivir en un escenario de respeto a la ley, a los valores de la Carta Magna y al legado de la Transición. Su razón de ser es la destrucción del sistema democrático liberal y de todo fundamento histórico, cultural y social de la idea nacional de España. Por eso se ha sumado a la defensa del referéndum del 1-O.

Carlos Herrera se pregunta si gente como Puigdemont o Junqueras podían ser tan imbéciles que iban a estar el 2 de octubre de 2017 proclamando en el balcón de la Generalitat la independencia de Cataluña:

¿Creían de verdad que todo iba a ser tan fácil como montar un numerito el día 1 y salir al balcón el 2 para proclamar una República reconocida de inmediato por el mundo entero? ¿De verdad había algún imbécil que creía que eso iba a ser así por el mero deseo de unos cuantos iluminados? Déjense de zarandajas: el lloroso Junqueras o el pasmado Puigdemont sabían que el Estado paquidérmico movería sus estructuras y que de nada iba a servir movilizar independentistas con banderas estrelladas.

Ignacio Camacho está convencido de que al final del Gobierno de Rajoy tendrá que relevar a los Mossos para evitar que el 1 de octubre de 2017 se vote en Cataluña:

Del primer escarceo, el Gabinete ha sacado una conclusión: los Mozos de Escuadra no son fiables en caso de jaleo. Actuaron como fuerza de interposición, como cascos azules entre los agentes judiciales y los radicales que los cercaban, hasta que el juez decidió levantar personalmente el teléfono para poner en posición de firmes al famoso mayor Trapero. Interior ya no confía en ellos; Zoido y Sáenz de Santamaría barajan la posibilidad de tomar el mando, aplicando la Ley de Seguridad Nacional, o enviar el día 1 a la Policía y a la Guardia Civil a impedir -en territorio hostil- la apertura de colegios.

Hermann Tertsch expone algo que es de cajón, pero que habría que hacérselo llegar a políticos tipo Luis de Guindos:

Está demostrado de forma palmaria que los nacionalismos son insaciables, que toda concesión que se les haga solo alimenta las siguientes. Se impone concluir que hay que hacerles frente para deslegitimarlo y derrotarlo en las urnas.

José María Carrascal se pregunta algo esencial respecto al vicepresidente catalán:

Choca que habiéndose tramado el golpe en los despachos de Junqueras, éste no haya sido detenido. ¿No se enteraba o han visto las orejas al lobo? Apuesto por lo segundo.

Manuel Marín afirma que a los separatistas se les frena también vía dándoles un palo en su bolsillo:

El dato objetivo es que el bolsillo, cuyo lenguaje es universal y fácilmente comprensible incluso para el más separatista de los separatistas, ya forma parte también de la ofensiva del Estado para impedir el referéndum ilegal.

El País se abona a la tesis del diálogo para solventar el reto separatista catalán, pero también pide altura de miras:

Las apelaciones genéricas al diálogo, sin antes fijar sus objetivos y límites, no solo son inútiles a la hora de resolver los problemas sino que pueden generar expectativas erróneas que dificulten aún más su resolución. Puigdemont, por ejemplo, señala constantemente su disposición al diálogo, pero se desmiente a sí mismo acto seguido cuando afirma que el único fin posible de ese diálogo es un referéndum de secesión.

El editorial de La Razón asevera que con Puigdemont no cabe diálogo alguno:

El separatismo nunca quiso establecer una interlocución leal con el Gobierno, sino un trágala, un sometimiento a sus exigencias, un chantaje. Plantear un proyecto para dinamitar los derechos y las libertades de los ciudadanos como una exigencia sólo demuestra que su objetivo siempre fue liquidar España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído