LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El País deja hecho ‘CISco’ a Pablo Iglesias por su postura tramposa y populista con Cataluña

El editorial de El Mundo, contundente: "Hay que lamentarse de que la aplicación del artículo 155 no vaya a alcanzar la escuela y la TV3"

El País deja hecho 'CISco' a Pablo Iglesias por su postura tramposa y populista con Cataluña
Pablo Iglesias. PD

Sigue dando vueltas como el hamster en su rueda el tema catalán. Entre la estancia, que se prevé larga, de Carles Puigdemont en Bruselas, los 183 alcaldes que viajaron hasta la capital belga para dar su apoyo y la vara al prófugo ‘Puchi’ y el palo que se lleva Podemos en las encuestas por, entre otras razones, su empeño en vender separatismo en Cataluña, camuflado con la cantinela de que él quiere una España unida.

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, pone de vuelta y media la camiseta con la que la Selección Española de Fútbol acudirá al Mundial de Rusia en 2018:

En la Federación de Fútbol y Adidas no habrán leído Paracuellos. Una verdad incómoda, de Julius Ruiz, ni los libros de Gibson, Vidal o Martínez Reverte. Por eso presentaron ayer, justo ayer, la nueva camiseta de la selección, con una raya morada en recuerdo del régimen que nos llevó a la Guerra Civil y una señera, acaso para recordar que el genocidio católico de Cataluña fue el modelo de Paracuellos. Para compensar el CIS, Pablo Iglesias salió en Twitter con una camicheca. A él sí le representa.

El editorial de El Mundo considera que la aplicación del artículo 155 de la Constitución debería de haberse aplicado al ámbito educativo y al de los medios de comunicación dependientes de la Generalitat:

Hay que lamentarse de que la aplicación del artículo 155 no vaya a alcanzar los dos focos desde los que el discurso independentista ha logrado imponer a una parte de la sociedad catalana una visión distorsionada de la realidad histórica y política.

Raúl del Pozo deja a Puigdemont perfectamente retratado:

Cuando salimos del restaurante los 183 alcaldes independentistas han puesto varas, que no picas, en Flandes. Estos fanáticos proclaman la independencia cada vez que comemos unas croquetas. Siguen arrollando en la guerra relámpago del putch. Si no se contraataca, arrollarán. Han cantado Els Segadors, han denunciado la «persecución ideológica en España». Al final ha aparecido Puigdemont diciendo que la democracia está en peligro en España y en Europa y que el partido que gobierna en España reivindica el fascismo. Según este político prófugo y delincuente, España deberá responder a la justicia internacional por el golpe de Estado en Cataluña.

Ignacio Camacho, en ABC, cuenta el surgimiento de un movimiento para que en Cataluña se haga una consulta pactada sobre la autodeterminación del territorio:

El procès requiere la invención de otra matraca para no parecer que se queda parado y la consulta ‘legal’ puede ser el señuelo en el que piquen algunos bienintencionados terceristas a los que la inevitabilidad del 155 ha dejado cierto sabor amargo. Sucede que esa consulta no se puede concertar porque la autodeterminación no está en nuestro ordenamiento.

El País considera que la indefinición de Podemos en el tema catalán le ha provocado un tortazo del bueno en la última entrega del CIS:

En estos resultados del CIS puede encontrar Podemos una de las razones de su desgaste. Su posición respecto a Cataluña, como seguramente saben los numerosos profesores universitarios que dirigen la formación, es insostenible por tramposa y populista; un argumento sobre el que sostener las ambiciones independentistas, pero no las de un partido de ámbito nacional que se dice contrario a la secesión. Su indefinición en esta crisis le ha costado ya un importante cisma interno.

La Razón le exige a Puigdemont que dé explicaciones sobre cómo está costeando su estancia en Bruselas porque teme que sea con dinero de todos los contribuyentes:

Aunque sea pecar de ingenuidad, habría que reclamarle al ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, que diera cuenta a todos los españoles, pero especialmente a los catalanes, de la cantidad y el origen del dinero con el que está financiando su estancia en Bruselas y los onerosos honorarios de su abogado belga y de la empresa de seguridad privada a la que ha contratado para su protección.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído