Periodismo
Carlos Alonso y Pedrojota. PD

Se ha llevado un buen palo Pedrojota Ramírez. El director de El Español, que tiene entre sus asociados o granja de contenidos (Eduardo Inda dixit) un medio canario como es el Diario de Avisos, se ha quedado con la cara roja cuando el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, ha preguntado que cuándo pretende erradicar ese medio los anuncios de sexo de sus páginas.

Todo arranca por un pique del propio político tinerfeño después de que el periódico en cuestión pusiera en solfa unas medidas sobre transporte terrestre impulsadas por la institución cabildicia. Este es el texto de la polémica:

Un tuitero llamado Daniel Bravo, técnico en movilidad según su perfil de Twitter, ha desmontado la "revolución" en el transporte tinerfeño anunciada ayer por el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso.

En solo tres tuits, uno por medida anunciada, Daniel saca a relucir la letra pequeña de los cambios pretendidamente revolucionarios del plan de Alonso, compuesto, en teoría, por diez medidas, aunque por alguna razón solo se hayan desvelado tres.

En primer lugar, Daniel critica que para que los menores de diez años viajen gratis en el transporte público tinerfeño tendrán que sacarse una nueva tarjeta especial, en lugar de la personalizada normal.

En segundo lugar, critica que para un joven tinerfeño recorrer la isla en guagua cuesta unos 10 euros más que para un madrileño recorrer su comunidad autónoma, siendo esta más grande que la isla. De hecho, haciendo una simple comprobación en Google sobre el precio de los billetes de guagua para desplazarse por la Península se puede ver que un billete de ida desde Madrid hasta Bilbao puede comprarse desde 22 euros, siendo este un trayecto de unos 400 kilómetros. Desde Santa Cruz a Las Américas, solo unos 78 kilómetros, cuesta 9,45 euros. Eso, como dice Daniel, sin entrar a hablar "del nivel adquisitivo y el coste de carburantes".

En tercer lugar, entre las medidas anunciadas por Alonso se encuentra una bajada de 5 euros en el precio del bono mensual metropolitano, de 45 a 40 euros. Pero Daniel recuerda que desde 2006 ha habido subidas de precio, por lo que, aunque ahora baja, como antes había subido, solo se abarata 3 euros, y no 5.

Carlos Alonso se lanza a la yugular y, aparte de recordar que aún le quedan propuestas que lanzar a la opinión pública, le espeta al diario filial de El Español que a ver cuándo va retirando los anuncios de prostitución: