Periodismo
Roberto Centeno y George Soros.

El Confidencial ha despedido al economista y columnista Roberto Centeno tras 17 años de colaboración ininterrumpida. Centeno era uno de los columnistas históricos del digital, además de uno de los más leídos.

El 29 de septiembre de 2018 el digital que dirige Nacho Cardero publicó el artículo de Centeno titulado 'El legado económico de Franco: hechos y cifras'.

El artículo fue el más leído de ese día. También iba a ser el último: la dirección de El Confidencial decidió despedir a Centeno 48 horas después (que jamás cobró un euro por sus artículos en todos estos años) por explicar con hechos y cifras cuál fue el balance económico y social de los 40 años de gobierno de Franco.

Carlos Sánchez, director adjunto del digital de José Antonio Sánchez 'Totoyo' y amigo de Centeno, fue quien le comunicó la decisión de prescindir de sus artículos.

En conversación telefónica con PD, Sánchez niega que el artículo haya sido el detonante del despido y lo atribuye a una "decisión estratégica" de la empresa. "Llevaba muchos años con nosotros y decidimos que ya era tiempo de poner fin a esa colaboración".  Pero la versión que da Centeno a Periodista Digital es muy diferente.

Cuenta que a él quien le llamó fue Carlos Sánchez y le dijo:

-"Joder, cómo se te ocurre escribir eso sobre Franco"

-Carlos, te llamé dos días antes para consultártelo y me dijiste: "Mientras sean datos objetivos y contrastados no hay ningún problema con que escribas sobre Franco".

-Pero, coño, es que Franco era un dictador.

-Sí, ¿y eso qué tiene que ver? 

"Al tomar esa decisión demostraban que lo que yo decía sobre la gran influencia y poder que tiene (George) Soros en ese periódico. Necesitan estar a bien, o mejor muy muy bien, con el multimillonario Soros que es un comprador potencial directo o indirecto como lo es de otros medios", dice en conversación telefónica con PD. --Roberto Centeno acusa: El Confidencial al servicio de Soros y de la Memoria Histórica-- Desde la redacción de Pozuelo no han querido valorar esta afirmación: "No merece la pena".

La relación entre Centeno y El Confidencial llevaba tiempo siendo tirante. Los tira y afloja se remontan al menos a agosto de 2016 cuando Centeno puso a caldo al BBVA Research. El artículo, titulado BBVA Research, al servicio del poder, provocó los primeros roces entre ambas partes.

El artículo de Centeno se resume en la siguiente frase: "en 1975 España no era una republica popular empobrecida y hambrienta, sino un auténtico milagro".

En solo 25 años, nuestra nación experimentaría el mayor crecimiento económico y social en cuatro siglos. De un país básicamente subdesarrollado había a pasado al tener el décimo PIB mundial, hoy el decimocuarto. De una renta per cápita en 1950 equivalente al 45% de la de los nueves países centrales de Europa que en 1975 constituían la Comunidad Económica Europea, al 83%, el mayor grado de convergencia con la Europa rica jamás alcanzado desde el siglo XVI, hoy en el 71%. De una industria que en 1950 representaba el 12% del PIB, al 36% en 1975, y hoy hundida al 15% con una estructura productiva tercermundista de enchufados públicos, especuladores y camareros.

Para muestra, un botón:  en 1975, el año de la muerte del dictador, la Administración española "era una de las más eficientes de Europa, gracias a los grandes cuerpos del Estado, abogados, ingenieros o economistas, y un riguroso sistema de oposiciones a todos los niveles. Con solo 700.000 empleados públicos formados y capaces, España funcionaba perfectamente, pero 40 años después ni siquiera sabemos cuántos empleados públicos hay: 2,5 millones según las AAPP, tres millones según la EPA y 3,4 millones según la Agencia Tributaria, la cifra más exacta por razones obvias".

Centeno quita hierro al asunto y se toma la decisión de El Confidencial con total naturalidad. Amigos del economista como el torero  Morante de la Puebla le wasaparon enseguida: "Qué cojones tienes . Ojalá yo le echara esos al toro".

Luis Balcarce es redactor jefe de Periodista Digital. @lbalcarce