LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

José María Carrascal se troncha de la chaladura de Cataluña: «Es un psiquiátrico con Napeoleones por todas partes»

Arcadi Espada: "Junqueras sigue en la cárcel no por lo que es sino por lo que hizo y por lo que los jueces presumen que podría hacer"

José María Carrascal se troncha de la chaladura de Cataluña: "Es un psiquiátrico con Napeoleones por todas partes"
Puigdemont, como un Napoleón imaginario y Artur Mas en modo Moisés. ABC

Seguimos a vueltas con Cataluña este 7 de enero de 2018. Se acabaron las Navidades, los Reyes Magos han dejado sus regalos, comienzan las rebajas, pero la matraca con los nacionalistas sigue vigente en las tribunas y editoriales de la prensa de papel.

Arcadi Espada, en El Mundo, le deja claro a Junqueras que está en chirona por lo que hizo, no por lo que piensa:

Así pues, ¿cómo es posible que un hombre que ha cursado estudios en cuatro programas de doctorado, que ama fervorosamente la bondad e incluso a las personas y que quiere a sus hijos (un poco) más que cualquier otro padre, siga en la cárcel? La respuesta, naturalmente, es que Junqueras sigue en la cárcel no por lo que es sino por lo que hizo y por lo que los jueces presumen que podría hacer.

Ignacio Camacho, en ABC, lanza un claro recadito a quienes pretenden que un prófugo y un encarcelado pueda gobernar Cataluña:

Puigdemont ha sido más sincero: quiere que le dejen volver por la cara, porque él lo vale, pero no invoca los evangelios ni pone carita de fariseo. Tampoco sugiere que vaya a abjurar de su proyecto. Su aspiración martirológica es laica y su mesianismo, civil: se considera ungido para una misión histórica por la voluntad del pueblo. De cualquier modo los jueces, y ya van cinco, no tragan el cuento: uno sigue prófugo y el otro preso.

José María Carrascal diagnostica en su columna que Cataluña se ha convertido en un frenopático:

Cataluña es hoy la casa de tócame Roque, un gallinero alborotado, un psiquiátrico con Napoleones por todas partes, el personal cada vez más dividido y la salida, más lejos. ¿Es Rajoy el culpable de todo ello? Hombre, de ser así, no le ha salido del todo mal, si pensamos que a Pujol llegó a ser el hombre más poderoso de España, que Mas era el Moisés que iba a llevar a su pueblo a la «tierra prometida», que Puigdemont proclamó un república fantasma y que Junqueras confunde el Tribunal Supremo con un confesionario. ¡Qué cuatro patas de banco! En fin, uno duerme más tranquilo sabiendo que España es un Estado de Derecho.

Luis Ventoso le recuerda a Urkullu, el presidente vasco, que mucho hecho diferencial y todo lo que quiera, pero al final la gente de la calle es más española que otra cosa:

Cuando supe que la lotería había tocado en Deusto, y conocedor del acusado hecho diferencial, de inmediato imaginé a los vecinos tocando la txalaparta y la trikitixa para expresar su júbilo, brindando con txacolí, bailando al estilo dantzari ataviados con las pertinentes txapelas y blusones y dando vítores de felicidad en euskera. Pero cuando llegaron las imágenes de la administración y el bar donde había caído el gordo ocurrió algo extrañísimo, que espero que Urkullu nos aclare pronto. De entrada, los agraciados tenían unos rostros perfectamente intercambiables con los que se veían en las celebraciones de Villalba o Murcia. También vestían de manera idéntica, con esa ropa confortable tipo zaras y cortefieles común a todas nuestras ciudades. Del euskera, ni rastro: aquellos extraños vascos diferenciales hablaban todos en español, idioma en el que estaba también cada letrero. La bebida diferencial con que brindaban era un espumoso de Rueda (Castilla).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído