TRAS 13 AÑOS DE COLABORACIÓN EN 'EL MUNDO'

Cuando Forges abandonó a Pedrojota para irse con Cebrián: «El Mundo es un periódico desequilibrado»

La mayor muestra de lealtad de Forges a Pedrojota llegó en 1989

Cuando Forges abandonó a Pedrojota para irse con Cebrián: "El Mundo es un periódico desequilibrado"

Las viñetas de Antonio Fraguas ‘Forges’ son una auténtica crónica de su tiempo, de la evolución social y política, pero a través de sus dibujos. La historia de la prensa no se puede entender sin ‘Mingote’, ‘Máximo’, ‘Peridis’, ‘Martín Morales’ o ‘Forges’. en el caso de Forges era «el más literario de todos» – según escribió de él Francisco Umbral – «aunque emboscado de perito electricista de la Escuela de Radio Maymó».

Si la casa de Mingote fue ABC y la de Peridis fue El País, en el caso de Forges su viñetas encontraron hueco en las pareces del diario Pueblo del franquista Emilio Romero, que, en ocasiones, permitía en su ‘bunker’ algunas parcelas de crítica autorizada, como podían representar Raúl del Pozo, Balbín o el citado Forges.

Llegada la democracia y tras un paso por las revistas más osadas de la época (como Interviú o Sábado Gráfico) fue Pedrojota Ramírez quien quiso convertir a Forges en uno de los estandartes de Diario 16. Era el año 1982, si Ramírez había fichado ese mismo año a Jiménez Losantos para que fuera ‘El Javier Pradera de Diario 16’, el fichaje de Forges podría entenderse como intento de que fuera ‘su Mingote’.

Su viñeta aparecería en la página editorial y durante siete años junto a las opiniones editoriales del periódico del Grupo 16 que pilotaba el riojano Ramírez con el permiso de los propietarios irían siempre acompañadas de las viñetas de Forges.

Forges también demostraría su talento como humorista radiofónico como tertuliano de Luis del Olmo en sus inolvidables ‘Debates sobre el Estado de la Nación’ con otros humoristas gráficos como Chumez o el citado Mingote.

De la lealtad… a la ruptura

La mayor muestra de lealtad de Forges a Pedrojota llegó en 1989. Los propietarios de Diario 16, tras años de enfrentamientos, optaron por despedirle como director incrementando su leyenda de ‘el periodista rebelde’, ahora ‘martir’. El mismo día del despido Forges renuncia a publicar su viñeta y sale publicado un recuadro en blanco en solidaridad con Ramírez.

Al día siguiente Forges vuelve a publicar, pero su viñeta no puede ser más clara: la macheta de ‘Diario 16’, pero en vez del nombre del periódico pone ‘Diario -1″, en referencia a la persona que faltaba. La marcha de Forges estaba anunciada.

Cuando Ramírez fundó el nuevo periódico El Mundo por iniciativa de los empresarios Alfonso de Salas, Balbino Fraga y Juan González, junto con él se fueron sus más fieles entre los que estaban Alfonso Rojo, Melchor Miralles y… Forges, que publicó viñetas desde su primer número.

7 años había estado en Diario 16, no llegaría a alcanzar la misma cifra en El Mundo, que abandonaría en 1995. Pasa ese momento la imagen de Pedrojota y su periódico había cambiado.

Su periódico se había convertido en una máquina en campaña continúa contra el PSOE y Ramírez cada vez era visto más como una figura dentro del círculo de íntimos a José María Aznar hasta el punto de ‘asesorarle’ en discursos y cuestiones de campaña.

Forges no quiso una marcha silenciosa: su ruptura fue con ruido. Se fue a la Cadena SER (del Grupo PRISA, un grupo que sólo era citado en El Mundo para machacarlo en todo lo que pudieran) para anunciar a todos los vientos su ruptura con Pedrojota tras casi 13 años de ‘matrimonio profesional’.

En aquella entrevista – publicado cuando aún le quedaban dos días de colaboración en el medio – acusó a Ramírez de haberse ‘desequilibrado’.

«Si trabajo en un medio no muy equilibrado, el que sufre ideológicamente soy yo. (…) Como este periódico ya no es muy equilibrado, ideológicamente hablando, yo me desequilibro (…) Así que me marcho, me voy para recuperar mi propio equilibrio».

Pedrojota no se tomó del todo bien aquella marcha y al día siguiente de aquella entrevista en la SER, junto a la última viñeta de Forges en su medio publicó una nota editorial en la que se decía:

«Lo convulsivo no es El Mundo, sino la realidad que nuestro periódico refleja: esta triste realidad que tan amargas vuelve a muchos sus viejas fidelidades».

Aún así Pedrojota quiso dejar claro entonces que no quería tomarse aquello como una dimisión sino como una ‘excedencia’ y que confiaba en que Forges retornara cuando viera las cosas con más distancias.

No pudo ser. Forges fichó por El País, del Grupo PRISA que le mantuvo en su página editorial durante el resto de su exitosa carrera, más de 20 años en los que la viñeta de Fraguas ha sido un acompañamiento ineludible para todos los lectores del periódico de Miguel Yuste.

Te puede interesar

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído