LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El ‘unwelcome refugees’ de la abuelita Carmena: mucho cartel, pero al mantero no le dio ni un triste papel

Hermann Tertsch: "Cuatro y laSexta compitiendo en la náusea mentirosa para culpar a la Policía de la muerte del senegalés"

El 'unwelcome refugees' de la abuelita Carmena: mucho cartel, pero al mantero no le dio ni un triste papel

Sigue latente la batalla de Lavapiés en la prensa de papel este 18 de marzo de 2018. Editoriales y tribunas se hacen eco de los bulos y mentiras que se han generado en torno a la muerte de Mmame Mbaye.

Ignacio Camacho, en ABC, resalta como Podemos vuelve a aprovechar las algaradas callejeras para mostrar su verdadera cara:

El populismo revolucionario nació en las calles, de los rescoldos del 15-M, y en ellas es donde se siente cómodo: son su biotopo, su ecosistema. En las instituciones languidece, se agosta, se amuerma encerrado en la rutina de unos debates a los que sólo aporta demagogia tribunera. Por eso cuando flaquea ante la opinión pública, cuando constata el palmario reflujo de las encuestas, su reacción instintiva consiste en regresar a la agitación callejera. En las movilizaciones, la extrema izquierda recupera el protagonismo y ofrece a la televisión un espectáculo de gran fotogenia. Para combatir su decadencia no encuentra mejor fórmula que convertir el espacio público en una trinchera. Podemos no ha organizado la borroka de Lavapiés -su territorio fundacional tras la etapa de incubación en el laboratorio de la Complutense- pero ha hecho lo posible por incrementar la tensión e instrumentalizar el motín urbano.

Hermann Tertsch detalla en su columna el verdadero objetivo de la batalla campal de Lavapiés:

La trágica muerte natural no interesaba ni a la mafia de los inmigrantes ilegales organizados como manteros, ni a los antisistema del barrio ni a los comunistas que gobiernan el Ayuntamiento gracias al PSOE. Ni a los peores agitadores, los medios de comunicación con las televisiones difundiendo el bulo del asesinato policial y simpatía por la violencia inmigrante. LaSexta por supuesto. Y la Cuatro y TVE compitiendo en la náusea mentirosa. Todos querían culpar a la Policía para pasear el fantasma del racismo tan útil para su movilización y la intimidación del discrepante. Sin voluntad de las sociedades occidentales de cumplir la ley y hacerla cumplir, empezando por las fronteras, toda Europa será pronto el Lavapiés que perdió el viejo madrileño, impotente ante la impertinencia del intruso, incapaz de defender lo que fue suyo.

Jesús Lillo explica el interés de Podemos con Lavapiés:

Los sucesos de Lavapiés tienen un componente más territorial que cívico. Podemos pierde Lavapiés y se rebela. Ahí se fundó el partido de Iglesias y ahí cosecha sus mejores resultados electorales, con secciones que han rozado el 50 por ciento de los votos. El barrio, sin embargo, sufre las consecuencias del parón inmobiliario decretado por la autoridad municipal -el capitalismo, otra vez- y registra un alza en el sector del alquiler que amenaza con eliminar los últimos rastros de aquel sueño de la multiculturalidad integradora y con expulsar al votante natural de Podemos, o perroflauta.

José María Carrascal da una clave sobre el ‘buen trato’ que se dispensa a los inmigrantes en Madrid:

El cartelón que doña Manuela Carmena mandó colgar en la fachada del Ayuntamiento madrileño al hacerse cargo de él no se corresponde con las escenas que nos ofreció el madrileñísimo barrio de Lavapiés esta semana. Mmame Mbaye no era ciudadano español ni vecino madrileño. Llevaba años intentándolo, pero ni el Estado ni el Ayuntamiento le habían dado un papel que lo acreditase. Era senegalés, un ilegal, como tantos manteros.

Arcadi Espada, en El Mundo, le mete un varapalo monumental a TVE por tragarse el bulo del santero:

La Policía no debe perseguir manteros. Cuanto más se demuestre que la Policía no persiguió al mantero más se establece, con la colaboración inusitada de la gente razonable, que la Policía no debe perseguir manteros, ¡porque es verosímil que la persecución policial mate manteros! Ahí va una prueba del éxito estratégico. El informativo 24 horas de TVE titulaba ayer en su web: «Lavapiés clama contra el racismo tras la muerte de un mantero. ‘Los persiguen por querer sobrevivir’». Un ejemplo no sólo del éxito del bulo sino también del sórdido e inesperado maridaje entre la posverdad y la cadena pública.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído