LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El tremendo corte de digestión que Iglesias sufrió ante la traición de Bescansa y Errrejón: no probó ni el postre

"El secretario general almorzaba en el comedor de la tercera planta de la Cámara Baja cuando su portavoz parlamentaria le enseñó en su móvil el documento interceptado en Telegram"

El tremendo corte de digestión que Iglesias sufrió ante la traición de Bescansa y Errrejón: no probó ni el postre
Pablo Iglesias (PODEMOS). EP

Semana entretenida esta que acaba el 22 de abril de 2018. Ha habido de todo, la carraca del máster de Cristina Cifuentes, el tema interminable de Cataluña, el infecto comunicado de perdón impostado de la banda terrorista ETA y la traición en el seno de Podemos que acabó, literalmente, en un corte de digestión del ‘macho alfalfa’, Pablo Iglesias.

Y es que, tal y como relata con destreza Antonio Martín Beaumont, a Pablo Iglesias le sentó como un tiro el documento de Carolina Bescansa en Telegram donde se detallaba con precisión de cirujano los pasos para decapitar al secretario general de Podemos. Tanto fue el malestar estomacal que ya ni postre pudo pedir.

Así lo cuenta Beaumont en su tribuna del diario La Razón:

La jornada del pasado jueves resultó frenética en el despacho de Iglesias. Por allí fueron desfilando desde Pablo Echenique hasta Juan Carlos Monedero, entre otros, y finalmente el propio Errejón. El pragmatismo se impuso. «Pablo necesita de Íñigo, tanto como Íñigo de Pablo», reconocen los morados. Madrid es la plaza estratégica sobre la que pilotar el nuevo asalto a La Moncloa. Se trata de «cuidar», en palabras de Iglesias, de Podemos. Pero no quiere decir que de puertas adentro haya regresado la calma, ni mucho menos. Nadie puede saber lo que sucederá de aquí a las citas con las urnas. Aunque todos aventuran un tortuoso camino hasta entonces. Para muestra, la apuesta de Errejón por Tania Sánchez como su número dos de la candidatura. Tras su salida del Consejo Ciudadano Estatal y el trágala de Espinar en el tercer puesto, la elección de su segunda de abordo fue una de las necesarias concesiones de Iglesias en su negociación con Errejón. Había que sellar la tregua.

Explica el columnista de La Razón que:

La designación tenía su lógica ya que Tania lleva meses trabajando para Errejón, pateándose barrios y pueblos de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, «no ha sido la mejor forma de iniciar el armisticio», reconocían entre bambalinas los pablistas. Tania Sánchez ha penado en el último año su cambio de bando al errejonismo en puertas de Vistalegre II pasando de jugar un papel relevante dentro del grupo parlamentario de Unidos Podemos en la Carrera de San Jerónimo a verse marginada. El lugar más alejado de Iglesias y, claro está, de la mujer más poderosa de la organización, Irene Montero. Pero, la toma de represalias ahora queda circunscrita en lo inmediato a Carolina Bescansa.

Y cuenta como Iglesias fue incapaz de terminar el almuerzo del que disfrutaba:

El terremoto interno causado por su propuesta a Íñigo Errejón para cerrar una alianza con la que arrebatar el liderazgo de Podemos cortó la digestión a Pablo Iglesias. Literalmente. El secretario general almorzaba en el comedor de la tercera planta de la Cámara Baja cuando su portavoz parlamentaria le enseñó en su móvil el documento interceptado en Telegram. No llegaron a probar el postre. Con todo, Iglesias ha preferido comprar el «desconocimiento» de la conspiración de Errejón, aun cuando se citó una hora antes de la filtración con la propia Bescansa. A estas horas, la cúpula morada aspira a que sea ella misma quien dé el paso a un lado y deje su acta de diputada. Las presiones en ese sentido arrecian. El tiempo se agota. A la espera de la marcha de la también fundadora de Podemos, «por las buenas o por las malas», avisan en el núcleo duro de Iglesias, la acumulación de cuentas pendientes mantiene desgarrado el proyecto morado.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído