Con su artículo 'Huchas para Ginebra', encuentra el periodista la ranura por donde colar las ayudas a la ex diputada de la CUP

Los lumbreras coñazos que según Ussía deberían rescatar a Anna Gabriel de su oscura pobreza

"Todo menos dejar sin recursos a una perseguida por el franquismo que vive en Ginebra en un apartamento de 5000 euros de alquiler. Lo más parecido a una celda"

Los lumbreras coñazos que según Ussía deberían rescatar a Anna Gabriel de su oscura pobreza
Anna Gabriel (CUP). EP

"Siempre que no sea un miembro de la familia Pujol el encargado de abrir las huchas y contar el dinero recaudado"

Se presenta él mismo como voluntario, preocupado por la situación económica de la ex diputada de la CUP, que ha vuelto a pedir trabajo, -esta vez desde las páginas del diario francés ‘Libération’-, y recuerda el periodista su propia niñez en el Colegio del Pilar de Castelló, donde le entregaban las huchas étnicas del Domund para que con gracia y salero recaudara dinero en la calle y en las puertas de las iglesias. (La flamenca respuesta de Anna Gabriel cuando le preguntan por qué vive como una millonaria en Suiza).

Es el ingenioso Alfonso Ussía, quien desde las páginas de ‘La Razón‘ y con el título ‘Huchas para Ginebra’, propone una solución paralela para rescatar de las fauces de la indigencia de Anna Gabriel. (Se desvela por fin dónde vive Anna Gabriel sin dar ni golpe: ¡es vecina de la infanta Cristina!).
Así, propone elegir una jornada de cuestación y una lista de personajes que deberían portar las huchas para pedir dinero con destino a Ginebra: Ada Colau, Pisarello, Fachín, la monja Coñazo, Pilar Rahola, Rufián, Piqué, los presentadores de TV3, Jordi Évole, Karmele Merchante y más representantes de la cultura y la política catalanas. (El dato secreto sobre la buena vida que se está pegando Anna Gabriel en Suiza).

De esta forma, se muestra «muy preocupado» por la mentada:

«Con la situación económica, insostenible, de la excelsa dirigente de la izquierda separatista y marginal de Cataluña Anna Gabriel. Ha alquilado un modesto apartamento en Ginebra cuyo coste de alquiler, también adecuado a su modestia y humildad, es de 5000 euros al mes. Hasta el momento, ha satisfecho todos los meses la cantidad acordada, y puntualmente. Pero le falta un trabajo para que las autoridades helvéticas le concedan el permiso de residencia.

Aun así, insiste en permanecer en ese modesto apartamento de 5000 euros al mes, que menoscaba cruelmente su bolsillo. Y propongo que la CUP proceda a fabricar huchas de Anna Gabriel como las del Domund de mi infancia, en dos versiones. Versión pelo «Prusás», y versión pelo «Genéve». Todo menos dejar sin recursos a una perseguida por el franquismo que vive en Ginebra en un apartamento de 5000 euros de alquiler. Lo más parecido a una celda.

Habría que elegir bien la jornada de cuestación. Y que los portadores de las huchas de marras fueran personajes populares y queridos por la ciudadanía. Propongo a Ada Colau, Pisarello, Fachín, la monja Coñazo, Pilar Rahola, Rufián, Piqué, los presentadores de TV3, Jordi Évole, Karmele Merchante y más representantes de la cultura y la política catalanas.

De tal modo, que al finalizar la cuestación, y siempre que no sea un miembro de la familia Pujol el encargado de abrir las huchas y contar el dinero recaudado, se obtenga con toda seguridad una cantidad de euros considerable, que ayudaría a sobrevivir sin contratiempos a la alquilada por 5000 euros cada mes. A eso se le llama hacer patria, y no a otras tonterías.

Porque puestos en la seriedad, la situación es tremenda. El franquismo persigue a la gran revolucionaria de la izquierda separatista. Ella huye a Suiza, que está más cerca que Cuba, faltaría más. Alquila un cuchitril por 5000 euros, que es una minucia. Pero vivir no es dormir.

Hay que comer, ir al cine, alquilar una barca para remar en el lago, tomar un aperitivo en un chiringuito ribereño, comprar hamburguesas, adquirir en versión suiza – en francés, preferentemente-, el libro «La Catalogne, mon pays», y lo que sea, que también hay que darle trecho al antojo. Personalmente, me comprometo a colaborar. Pero ya. Que lo está pasando fatal».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído