Reflexiones de un dramaturgo

Comunismo, Nacionalismo e Independentismo, fuera del Reino de España

Busquemos ser liberales en lo político y lo económico, porque el neoliberalismo que tanto nos disgusta se alimenta de la cruel historia del comunismo

Comunismo, Nacionalismo e Independentismo, fuera del Reino de España
Comunismo YT

Nunca he entendido por qué los comunistas desprecian tanto a Hitler, Mussolini o Franco. Gracias a sus dictaduras, nadie se acuerda de los genocidios, expolios y miseria que en diferente grado ejercieron sobre el pueblo, que juraron defender, grandes hombres como Stalin, Lenin, Pol pot, Mao Zedong, Lenin, Bela kung, Fidel Castro, etc…

En cuanto al Reino de España (no llamo nación para no confundir con nacionalismos), si creyese de verdad en la democracia, debería de prohibir la organización política de fascistas, comunistas y grupos independentistas, por mera coherencia lógica: no se puede legalizar lo que persigue ilegalizarte: equivale a una célula que ayudase a un virus que la devore. Mientras no ocurra esto, no podremos emplear óptimamente nuestras mejores energías creadoras y constructivas así como nuestra capacidad de solucionar problemas cruciales. Para luchar con los problemas reales del mundo necesitamos un cuerpo nacional sano, cuerpo que no tendrá fuerzas para luchar si permitimos que microorganismos perniciosos aplaquen nuestras fuerzas. Claro que alguno alegará, con razón, que muchos problemas los gesta la derecha.

Hablo contra algo no para reafirmar o sobresalir a su contrario; no funciono así. Lo que quiero reseñar en este breve esbozo es que las injusticias acaecidas en nuestro mundo capitalista no mejorarán porque existan los grupos antedichos, ni mucho menos. Es más. Debemos ya cambiar esa perspectiva errónea de la realidad. La existencia de grupos extremistas de izquierdas solo sirven para permitir la existencia de dichos excesos, ya que, tras percatarse el votante del peligro subyacente al discurso de esta izquierda, se adscribirán ciegamente a lo que les ofrezca el sistema laboral capitalista, de la que los grupos de nuestra mediocre derecha sacan tajada. Por favor, olvidad ya la idea de que en nuestra democracia los opuestos nivelan los excesos del otro; ES MENTIRA, la más lamentable y aceptada por todos. Pero lo cierto es que solo existen para reforzar el mismo bando. La realidad me da la razón: ¿Por qué creéis que el PP no para de ganar (o en su lugar cualquier otro partido de centro derecha que haya en cada momento) por más tropelías y desmanes que haga? Es más. Si seguimos votando a los susodichos partidos que todos conocemos, lo único que haremos es permitir que dichos desmanes y tropelías prosigan en tanto los aceptaremos a desgana como mal menor… pero serán aceptados.

El capitalismo hay que aislarlo, dejarlo a solas sin aliados con apariencia de enemigos. Solo así podrá mejorarse, en tanto, por favor, no seamos falsos, todos preferimos el bienestar que solo puede ofrecer el capitalismo, mientras no hallemos mejor alternativa. Busquemos ser liberales en lo político y lo económico, porque el neoliberalismo que tanto nos disgusta se alimenta de la cruel historia del comunismo y de las sospechas que nos suscita su posible implantación.

VÍDEO DESTACADO: Irene Montero se pone muy chula cuando los periodistas le preguntan por su chaletazo de nueva rica

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído