Atresmedia ya se ha encargado de decirle a Pablo Casado que no cuente con su apoyo

Ni a Esperanza Aguirre le ayudó que El Mundo o Libertad Digital le respaldaran en 2008, ni a Joaquín Almunia o Susana Díaz le ayudó demasiado el de El País les respaldara en los comicios internos. El apoyo de Pedrojota o Losantos a Miquel Roca en 1986 o el de PRISA a Gallardón no les hizo ganar más adeptos en los cónclaves internos.–Atresmedia hace la ley y la trampa: ‘Don Piso’ Wyoming justifica al caído y defraudador Màxim Huerta y Julia Otero elogia su guiño–

¿Tomarán partido los medios de comunicación en esta pugna interna en el Partido Popular para escoger al sucesor de Mariano Rajoy como presidente de la formación?
¿Tomarán partido ABC, El Mundo o La Razón? ¿O quizá Atresmedia a través de La Sexta o El País?

A todo medio le gusta apuntarse el dato del candidato ganador, pero lo cierto es que históricamente tener un importante apoyo mediático no suele traducirse precisamente en un respaldo en votos internos de una formación.

En el caso del PSOE durante la pugna en primarias entre Josep Borrell y Joaquin Almunia, el Grupo PRISA apoyó en gran medida, en especial a través de las columnas de su ‘eminencia gris’ Javier Pradera la candidatura de Almunia frente a Borrell.–Los bandazos de Atresmedia con el caso Huerta: Griso le defendió por la mañana y laSexta le remató por la tarde–

En cambio el diario El Mundo apoyó a Borrell. En aquel momento los socialistas consideraban enemigo del partido a El Mundo y a su director. El propio Borrell gritó «abstente Pedrojota», en referencia al entonces cabecilla de la redacción. Pero al final resulto El Mundo conectaba más con los militantes del PSOE en ese punto porque Borrell ganó a Almunia en aquellas primarias.

En la disputa de 2004, El País fue más moderado para evita el ridículo de nuevo. Aunque, de tener un candidato, ese era José Bono, al que respaldaba todo el felipismo, donde se podía incluir al diario de PRISA y que se saldó con un nuevo fracaso con la elección de José Luis Rodríguez Zapatero.

En 2011 y 2012 la disputa fue entre Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba. En este caso el ridículo fue para La Sexta que con Antonio García Ferreras y Antonio Miguel Carmona puso toda la carne en el asador para defender a Chacón que, en Cataluña, contó con el respaldo además de El Periódico de Catalunya y de El Mundo aún dirigido por Pedrojota, mientras que El País, La Vanguardia y hasta el ABC, estaban con Rubalcaba, al que presentaban como ‘el candidato moderado’ y que fue quien se llevó el cascabel al gato.

En 2014 la pugna fue entre Eduardo Madina y Pedro Sánchez por liderar el PSOE. El País y La Razón dieron una covertura faborable a Madina. También El Confidencial, que lanzó algún que otro tiro contra Sánchez. Por contra medios como ABC respaldaron a Sánchez como ‘el candidato moderado’.–«La pandilla de Atresmedia» deja como una auténtica ‘borrica’ a Beatriz Talegón destapando todas sus míseras manipulaciones–

Durante la operación para destruir a Pedro Sánchez. El País y La Sexta se volcaron especialmente en 2016. Pero al llegar las primarias entre Susana Díaz y Sánchez, La Sexta se quedó más al margen mientras que El País respaldó, sin éxito, la candidatura de Susana Díaz.

En la derecha el paisaje es diferente porque pocas veces se han producido enfrentamientos por el liderazgo nacional desde la fundación del PP en 1989. El único momento equiparable a las divisiones internas del PSOE fue en 2008 el Congreso de Valencia, en los que una campaña mediátia intentó que Mariano Rajoy tirara la toalla.

El diario El Mundo de Pedrojota y el grupo Libertad Digital de Jiménez Losantos, que entonces aún controlaba la COPE hicieron una feroz campaña contra Rajoy. Y medios como Público dieron por seguro que Rajoy se retiraba. El propio Manuel Rico escribía que el futuro del PP dependía de lo que dijera Pedrojota. Pero se equivocaron. Mariano Rajoy, que en aquel periodo estuvo respaldado por La Razón y ABC, superó aquella tormenta y fue ratificado como líder.–Atresmedia sigue manteniendo en su accionariado al grupo de ‘El abuelo’ Roures, cerebro del golpe del 1-O–

Visto lo visto, en las consultas internas de los partidos, los medios de comunicación no parecen jugar un papel demasiado decisivo pues, con frecuencia, los militantes o delegados no tienen problema alguno en dar la espalda a candidatos respaldados por los medios de comunicación, como bien sabe Miquel Roca, cuyos apoyos mediáticos no alteraron para nada su fracaso electoral de 1986. Alberto Ruiz Gallardón podría decir algo parecido. El respaldo de PRISA sólo le sirvió para que aumentaran los recelos hacia él en las pugnas internas de los populares.

La duda es si ahora los medios tomaran partido en la actual disputa pepera.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído