VOMITIVO EDITORIAL DE EL PAÍS ALABANDO LA REUNIÓN ENTRE SÁNCHEZ Y TORRA

De los chicos de Pujol a los chicos del ‘procés’: Gallego-Díaz da estatus de hombre de Estado al racista Torra

El País no tiene nada que decir en que Torra se haya presentado con un lacito amarillo en Moncloa

A la nueva directora de El País, Soledad Gallego-Díaz, se le salen los ojos de las órbitas del entusiasmo al ver a su adorado Pedro Sánchez recibir al golpista Quim Torra, lacito amarillo incluido. Gallego-Diaz ya no se acuerda cuando Sánchez llamaba a Torra «el Le Pen de la política española», porque como votó a favor de su investidura se merece todos sus respetos. —El País se desmelena con un baboso editorial a favor de que el golpista Torra hable de independencia en La Moncloa

El País de Gallego Díaz y Joaquín Estefanía (el regreso de muertos vivos que callaron cuando Juan Luis Cebrián se lo llevaba crudísimo y con el siniestro Javier Moreno en las sombras) es el garante del golpismo catalán. En su editorial del 10 de julio de 2018 el diario de PRISA el diario está encantado con la reunión entre los presidentes del Gobierno y el de la Generalitat de Cataluña. La tacha de positiva.

«Fue un primer paso, normal y útil, para recuperar el diálogo institucional, reducir la tensión acumulada y explorar vías mediante las que afrontar las tareas para reconducir la cuestión catalana».

Gallego-Díaz
aplaude «el diálogo que tanto se echaba en falta y la relación institucional, que presupone el reconocimiento del otro como interlocutor válido, suponen un alivio».

Torra puso el máximo esmero en enfatizar las cuestiones prioritarias de su agenda, el ejercicio del presunto derecho de autodeterminación (apelando incluso a la intransferible resolución de La Haya sobre Kosovo) por los catalanes y la excarcelación de los políticos del procés presos. Se comprende que tratara de reconfortar a sus fieles seguidores.

El País no tiene nada que decir en que Torra se haya presentado con un lacito amarillo en Moncloa, lacito acusador contra el Estado de Derecho, que presupone la existencia de presos políticos en España. Gallego-Díaz está encantada con la respuesta que le ha dado Sánchez:

Pero ambas cuestiones tienen el recorrido que tienen, como le advirtió su interlocutor, Pedro Sánchez: mucho menos que escaso. Porque el derecho a separarse del conjunto no lo contemplan las Constituciones democráticas avanzadas, tampoco la española, y porque los dirigentes presos dependen del poder judicial, no del ejecutivo. Así que la insistencia del dirigente autonómico en que ambos estén de acuerdo en que el de Cataluña es un problema político es correcta y debe pues hallar solución política.

Como bien dice Federico Jiménez Losantos «El País es la cabeza del golpismo. Los chicos de Pujol, lo que han sido siempre». Son los escondían el escándalo de Banca Catalana [lo cuenta Luis Balcarce en su libro ‘PRISA: Liquidación de Existencias’] para cuidar al patriarca del separatismo catalan y de paso las cuentas de resultados de Polanco.

Ahí estaba la misma Gallego-Díaz que hoy tiende la mano a los que insultan a España.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído