POR NO NEGARSE A PACTAR CON VOX

Los digitales del odio afines al racista Quim Torra dan lecciones de moderación a las ‘bestias’ españolas de Ciudadanos

¿Pueden dar lecciones de moderación los que apoyan al dirigente que dijo que el castellano era el idioma de las bestias?

Los digitales del odio afines al racista Quim Torra dan lecciones de moderación a las 'bestias' españolas de Ciudadanos

¿Tanto le afectan a los naranjas los que dicen los digitales separatistas? No deja de tener su gracia que sean todos los digitales del odio afines al presidente de la Generalitat, Quim Torra, los que orbitan alrededor de TV3 y el dinero público, Ara, Punt Avuí, Nació Digital, Vilaweb, El Nacional, etc., los que se han apresurado durante la última jornada a descalificar a Ciudadanos. —Los digitales del odio que alimentaron el golpe separatista y que se hicieron de oro con el ‘procés’

Dicen que este partido se ha convertido en una formación intolerable por haber aceptado la posibilidad de que Vox vota a Juan Marín para presidir la mesa del parlamento de Andalucía.

¿Realmente tienen algún tipo de autoridad moral todos estos digitales para dar lecciones de moderación a Ciudadanos cuando apoyan a quienes han afirmado lindezas supremacistas del tipo de que «los españoles son ladrones por el mero hecho de ser españoles», o «que la lengua castellana es la de las bestias»?.

Entre los que ladran contra Ciudadanos está José Antich que recupera la clásica etiqueta de ‘franquistas’ al acusar a Ciudadanos de «blanquear al franquismo», repitiendo el slogan lanzado por Angels Barceló desde la SER.

Es curioso que Antich presente como un crimen moral y mortal que Arrimadas y Rivera pacten con el PP y Vox, porque al hacerlo dejan de ser «regeneración», para ser derecha franquista y retrógrada. —Caretas fuera: Ciudadanos blanquea el franquismo

Debe ser que Antich considera que él sí que puede hablar de regeneración, a pesar de que si se revisas los nombres de algunos de los mecenas que ha tenido a lo largo de su carrera (Godó, Vilarrubí, Piqué…), no queda claro que sea le más indicado para hablar de regeneracionismo, antifranquismo o antiderechismo.

El diario Ara, por cuyo accionariado se descuelgan desde los empresarios blanco gallináceos hasta las principales estrellas de la TV3, calificaba el pacto como «El primer pacto de la vergüenza», por considerar inadmisible pactar con una formación ‘ultra’. Lo dice el mismo periódico y la misma directora, que no han parado de defender la unidad de acción de los partidos independentistas con los de los ultras de la CUP.

La hipocresía de Esther Vera y compañía es que si el extremismo es independentistas, pero anti-español, es guay, por eso pactar con las CUP mola, pero tocar a los de Vox contamina.

Otros optaban por sacar su vena graciosa y meter el dedo en la llaga en el error gramático del pacto PP-Ciudadanos, al hablar de los ‘transgénero’, como los ‘transgénicos’. Aunque lo más repetido era descalificar a Ciudadanos para presentarlos como amigos de los ultras y, en especial, sacudir C´s y a su candidato por Barcelona, Manuel Valls, para presentarlo como un nazi (Hasta se han sumado Ada Colau o Ernest Maragall desde sus cuentas de twitter).

Lo llamativo no son estas campañas tan habituales en política, sino que a la formación política Ciudadanos le afecte hasta el punto de evitar a toda costa cualquier foto de sus diferentes con los de la formación verde.

¿No se dan cuenta de que la cantinela de ‘que viene el lobo fascista’ la iban a lanzar de igual manera tanto los separatistas como los izquierdistas contra todo gobierno que no sea de ellos. Vox es sólo la última excusa. ¿De verdad le importa tanto a C´s lo que digan los Rahola, Partal, Esther Vera, Antich, Cuyas y demás?

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído