Periodismo
Gestos entre el Rey Felipe VI y la Reina Letizia. CR

Jaime Peñafiel vuelve a contar este 12 de enero de 2019 el famoso episodio de las ignotas vacaciones de los Reyes de España durante las Navidades. El columnista de 'La Otra Crónica' de El Mundo, en su sección semanal, compara el oscurantismo de la Casa Real patria con las costumbres desplegadas por otras instituciones:

Durante todos estos días navideños no hemos dejado de criticar las vacaciones de Pedro Sánchez y familia. Que si el palacio de Doñana, que si el palacio de La Mareta y, sobre todo, el uso y disfrute del Falcon. Pero la prensa española, tan respetuosamente cortesana, ha pasado de puntillas sobre las vacaciones de Felipe y Letizia. Salvo este periódico que el sábado 5 de enero, en LOC, Eduardo Álvarez firmaba una amplia información sobre "las vacaciones navideñas largas y polémicas de la Familia Real disfrutando de un descanso de 17 días en un destino desconocido". Y comparaba esta costumbre con las navidades de otras familias reales europeas. ¡Qué diferencia con la británica asistiendo, todos ellos, a la tradicional misa de Epifanía, presidida por la reina Isabel y disfrutando de las fiestas navideñas, todos juntos, en el Palacio de Sandrigham!

Sospecha que igual hasta compartieron el mismo avión, algo que va en contra de unas elementales normas de seguridad:

Pero el pasado 26 de diciembre, a las 8 de la mañana y según la revista Semana, Felipe, Letizia y las dos nenas embarcaban, en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos en un Falcon para iniciar sus vacaciones navideñas lejos de España. Se ignora si utilizaron uno o dos Falcon. Como es sabido, el titular de la Corona y su heredero, en este caso heredera, por razones obvias, no deben viajar juntos. A lo peor, en esta ocasión, irresponsablemente, sí lo hicieron.

Recuerda Peñafiel a los monarcas que:

La Casa Real ignorando, una vez más, la Ley de Transparencia que puso en marcha Felipe desde el primer día de su reinado, se negó a informar. A diferencia de La Moncloa, que sí lo hizo del presidente. Según La Zarzuela, se trataba de un viaje privado. Se olvidan que los personajes públicos no tienen vida privada, (íntima sí, of course) sobre todo si se desarrolla, como este viaje navideño, con medios y dinero del Estado. Esto, queridos, tendréis que reconocer no está bien.

Me gustaría recordarle a Felipe, como a Sánchez, los nombres del presidente de Irlanda, Michael Higgins; del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi; el de la canciller Angela Merkel y el del premier británico David Cameron cuando lo era, que no sólo han utilizado vuelos low cost o de línea regular sino en clase turista y pagando de su bolsillo.

Y sentencia con una pregunta que no es menor:

¡Qué prepotencia, qué arrogancia, qué falta de sensibilidad y sentido común tanto Felipe como Pedro! Y una pregunta, ¿regresaron a tiempo para asistir a la comida familiar en La Zarzuela, con motivo del 81 cumpleaños del Rey Juan Carlos?