Periodismo
Almudena Negro y Adriana Lastra.

La 'bachiller' Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y mano derecha de Pedro Sánchez, presumió en Twitter de poseer cultura feminista con un cita de Clara Campoamor, la escritora, política y defensora de los derechos de la mujer española.

Campoamor creó la Unión Republicana Femenina y fue una de las principales impulsoras del sufragio femenino en España, el cual se logró en 1931, y por primera vez fue ejercido por las mujeres en las elecciones de 1933.

Algo a los que se opusieron izquierdistas como la socialista Margarita Nelken y la republicana Victoria Kent, una de las voces más activas contra el sufragio universal, que opinaban que "el histerismo impide votar a la mujer hasta la época menopáusica", como dijo el republicano Hilario Ayuso.

Almudena Negro, periodista que integra la lista de Isabel Díaz Ayuso por el PP de Madrid, le metió un zasca de libro:

Así lo explicaba el historiador Fernando Paz en un artículo en La Gaceta:

Estallada la guerra civil, Campoamor culpó a los socialistas del caos reinante en la zona del Frente Popular, del que hizo un relato demoledor: “Dejándose arrastrar por los socialistas, el gobierno entregó la España gubernamental a la anarquía”, decía sobre las jornadas que siguieron al 18 de julio, y añadía que el gobierno “no había iniciado el alzamiento, pero lo había provocado.”

Apenas unos meses más tarde, Campoamor se mostraba burlona acerca del parlamento republicano bajo el gobierno del socialista Largo Caballero: “De 470 diputados electos, solo un centenar se presentó a la convocatoria, estando los demás o muertos, o con los sublevados”.

El vaticinio que efectúa del porvenir, en caso de triunfo de los izquierdistas, es concluyente en lo que tiene de reflejo de lo que estaba sucediendo en la zona del Frente Popular:

“Si el futuro trae la victoria de los ejércitos gubernamentales, ese triunfo no llevará a un régimen democrático (…) Su triunfo será el de las masas proletarias, y al estar divididas esas masas, nuevas luchas decidirán si la hegemonía será para los socialistas, los comunistas o los anarcosindicalistas. Pero el resultado solo puede ser la dictadura del proletariado, en detrimento de la república democrática…”

Los juicios de Clara Campoamor al respecto del socialismo y su obra son terminantes. Clara Campoamor culpó a los socialistas de la degradación que había sufrido la república hacia el caos, primero, y de la transformación de la república en un torrente revolucionario bolchevizante, después, un desenfreno revolucionario que había desatado “toda una invasión de fealdad y miseria moral.”

A Lastra también le metieron este rejonazo sobre el tema de la eutanasia. La pobre socialista no gana para disgustos.

---