EL ISLAM RADICAL RESCATÓ A PRISA

Un bloguero desmonta las mentiras de El País sobre la financiación de VOX: «A PRISA le financian los socios de la teocracia iraní»

PRISA tiene como accionista a un jeque catarí, miembro de una monarquía absoluta aliada de Irán

La desesperación de ciertos medios por encontrar alguna excusa con la que atacar a Vox ha dado lugar a otro de esos episodios de mentiras y manipulaciones a los que nos tienen acostumbrados. Este 13 de enero de 2019 el diario El País publicaba una noticia en portada con este titular: «El exilio iraní financió el 80% de la campaña de Vox de 2014».

El diario de la comunista Soledad Gallego-Díaz hablaba de donaciones particulares de «partidarios del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI)». En concreto, integrantes del CNRI ingresaron desde una quincena de países casi un millón de euros -800.000 euros-, que fueron a parar a las arcas de la formación.

La presidenta de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, ha reconocido que durante la etapa de Vidal-Quadras al frente del partido recibieron donaciones «particulares» del exilio iraní, pero ha matizado que «todas son legales». «En Vox todas las donaciones son legales. Esas donaciones son de particulares del exilio iraní, de esos que salen huyendo de los enemigos de la libertad, de los que financian a Pablo Iglesias», ha dicho Monasterio en una entrevista concedida a la Cope recogida por Europa Press.

PRISA tiene como accionista a un jeque de una monarquía absoluta aliada de Irán

«¿Está ocultando algo muy feo el diario del Grupo PRISA?», se preguntaba en el bloguero gallego Elentir del blog Contando Estelas. —Lo que oculta el diario El País detrás de su polémica sobre el exilio democrático iraní

Según la web del Grupo PRISA, propietario de El País, dos de los vocales de su consejo de administración son el jeque qatarí Khalid Thani A. Al Thani y su representante Waleed AlSa’di, del International Media Group, empresa propiedad del citado jeque. Según la CNMV, el jeque controla el 6,635% de las acciones de PRISA, siendo uno de los principales accionistas de ese grupo mediático. —El jeque que plantó a Juan Luis Cebrián en un viaje a Qatar

«Por si alguien no lo sabe, Qatar es una monarquía absoluta aliada de Irán. Ambos países tienen la ley islámica como norma suprema. Hace un año, el Consejo Nacional de la Resistencia Iraní denunciaba que «Qatar es un aliado de Irán que ha mirado hacia otro lado en muchas ocasiones ante la destrucción iraní de Medio Oriente».

Así que en este asunto tenemos unos ingredientes muy significativos: un periódico que tiene entre sus accionistas a un jeque de una monarquía absoluta aliada de la teocracia iraní, ataca a Vox por haber recibido fondos de opositores democráticos a esa teocracia. Es todo tan descarado que ya apesta», remata Elentir.

EL SALVADOR DE QATAR

Ocho meses después de la entrada de Roberto Alcántara, en febrero de 2015, PRISA recibió una nueva inyección de dinero fresco a través de una segunda ampliación de capital de 64 millones de euros a 0,53 por ciento por acción aportados por el sultán catarí Ghanim Al Hodaifi Al Kuwari para hacerse con 6,4 millones de acciones de la firma editora El País y la Cadena SER y dos asientos en el consejo de administración de la compañía, ocupados por los empresarios cataríes Khalid Thani Al Thani y eWaleed Ahmad Ibrahim Al-Saadi, fieles a Cebrián.

Así lo cuenta el periodista Luis Balcarce en su libro ‘PRISA: liquidación de existencias’. El qatarí se adjudicaba el 8,17 por ciento del capital de PRISA utilizando como vehículo su sociedad International Media Group Ltd.,un conglomerado de más de treinta empresas que operan en sectores tan diversos como el petróleo y el gas, el comercio, la alimentación y la tecnología de la información, entre otras. Esos 64 millones fueron agua de mayo para un grupo que cerró un catastrófico 2014 con unas pérdidas récord de 2.236 millones de euros, más del triple que en 2013, cuando perdió 648 millones.–Luis Balcarce: «Cebrián es el símbolo de un club de ricos y petulantes sin liderazgo ni proyecto para España»–

No sería de extrañar que detrás del salvavidas qatarí haya estado la mano providencial del emérito rey Juan Carlos, mediador de lujo entre varias empresas españolas y el emir de Qatar, el jeque Sheikh Hamad bin Thamer al-Thani, propietario de la cadena Al Jazeera. Cebrián ha reconocido que la Corona fue siempre «muy sensible» a los problemas que afrontaba PRISA.

Pero lo que hacía chirriar las juntas y tornillos no era que el dinero provenga de un emirato sospechoso de financiar al yihadismo -Qatar tiene importantes participaciones accionariales en otras grandes empresas españolas como Iberdrola, El Corte Inglés o la dueña de Iberia, IAG, así que aquí ya estamos curados de espanto- sino que el rastro de International Media Group llevaba hasta el archipiélago de Seychelles, considerado un paraíso fiscal por la Agencia Tributaria española.

Según publicó eldiario.es, «la luxemburguesa International Media Group SARL se creó el 13 de octubre de 2015 con un capital social de 12.500 acciones. Seis días después, esas acciones fueron transferidas a International Media Group LTD, una compañía de responsabilidad limitada domiciliada en Victoria, la capital de Seychelles, en Mahé, la principal isla del archipiélago». Y esto violaba flagrantemente el código ético de PRISA que prohíbe a los profesionales de la compañía, incluyendo a los miembros de sus órganos de administración (consejeros) y directivos, crear sociedades o tener cuentas bancarias en paraísos fiscales.

En concreto, en su artículo 12, dedicado a «control interno y prevención de la corrupción», el documento señala que los profesionales del grupo deberán «abstenerse de la constitución de sociedades y cuentas bancarias en paraísos fiscales». Al sultán qatarí su entrada en PRISA le resultó muy rentable en término de lavado de imagen: el diario El País echó un vergonzoso velo sobre los escándalos que rodean la organización del Mundial de Fútbol de Qatar 2022 en torno al pago de ‘mordidas’ a la FIFA y las condiciones de esclavitud en las que trabajan los inmigrantes que construyen los estadios donde se disputará este campeonato.

Así lo denunció el Comité de Redacción, que exigió explicaciones al director Antonio Caño y a su mano derecha, David Alandete, sobre el trato exquisito que se le daba a la dictadura qatarí, en especial, una edulcorada entrevista al ministro de Juventud y Deportes de Qatar, Salah Bin Ghanem Bin Nasser Al Ali. Estaban indignados por tener que esconder las miserias del dinero del islamismo debajo de la alfombra progresista mientras la cúpula de PRISA se lo llevaba calentito.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído