DE PERIODISTAS Y COTILLAS

Los ‘epítetos’ de Letizia dejaron en cueros al Rey que telefoneó al ‘cantamañanas’ director de El Mundo

Los 'epítetos' de Letizia dejaron en cueros al Rey que telefoneó al 'cantamañanas' director de El Mundo
Los Reyes y el ex director de El Mundo (abajo).

«Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabemos quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)».

Eso decía Doña Letizia a su amigo Javier López Madrid, implicado en el caso de las tarjetas black de CajaMadrid (La cita prohibida a Doña Letizia autorizada por el Rey Felipe hace estallar a Juan Carlos I).

Ahora un libro del exdirector de El Mundo David Jiménez, El Director, secretos e intrigas de la prensa, cuenta algunos detalles de esas y otras anécdotas vividas por quien fuera un buen reportero, un notable corresponsal y un pésimo director (Así se ha vengado de Sofía, Letizia I, ‘La Rencorosa’, un año después de Palma).

Jiménez, que pasó brevemente por la dirección del periódico de UNEDISA, entregado con armas y bagajes al grupo de trabajadores ‘podemitas’ de la redacción de El Mundo, relata de todo, menos que fue un pufo completo cuando tuvo las riendas del rotativo (Filtran nuevos y escandalosos datos de Letizia Ortiz en México que hunden a la Reina).

Jiménez, a la búsqueda de lectores e ignorante todavía de lo poco que generan la literatura barata en términos de pasta, revela en su libro que no fue sólo Letizia quien daba ánimos a su amigo íntimo y compañero de yoga (El ‘gatillazo’ de David Jiménez en lo de Risto: amenaza con denunciar a periodistas corruptos y luego no se atreve a dar nombres).

También el Rey se sumaba a ese apoyo en el chat que compartían Felipe VI, la Reina y el consejero delegado de OHL, la empresa de su suegro, Juan Miguel Villar Mir (Lucía Méndez monta en cólera contra su exdirector David Jiménez, que le manda un recado certero: «Podría leerse el libro»).

Las palabras de aliento de los Reyes se debían a que LOC, había publicado un artículo sobre la implicación de López Madrid en las black. Y López Madrid contestaba:

«Os lo agradezco mucho. En el futuro extremaré el cuidado, vivimos en un país muy difícil y seré aún más consciente de mi conducta».

Es entonces cuando el rey entra en el chat y añade:

«¡Y tanto!, me uno al chat pero prefiero tener un rato para charlar sin intermediación electrónica ni telefónica. ¿Comemos mañana? Un abrazo».

El Mundo publicó una filtración con estos mensajes publicada por un digital y el subdirector del periódico, el inanane Iñaki Gil, publicó una respuesta que titulaba así:

«Soy el jefe de la mierda de LOC y espero Majestad que lo siga leyendo…».

Jiménez cuenta en su libro que regresaba en tren a Madrid de dar una conferencia cuando recibió una llamada de un número oculto (Jaime González estalla contra David Jiménez por su puñalada: «Lo único que ha hecho es esparcir mierda»).

«Soy el Rey», escuchó al otro lado del teléfono.

«Te llamo para pedirte disculpas en mi nombre y el de la reina. Los mensajes no eran apropiados».

El exdirector de El Mundo añade en su relato que el Rey trató de explicarle el contexto en que se habían producido los mensajes, y a continuación le pasó el teléfono a Letizia, que estaba junto a él, y también quería disculparse ().

«Siento lo de LOC, entiendo que la redacción esté molesta conmigo, no era mi intención», le dijo la Reina entonces a Jiménez, que tras un rato de conversación con ella confiesa que no solo aceptó sus disculpas sino que entendía en parte su reacción.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído