LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El negro augurio de un candidato del PP: «O llegamos a 100 escaños sin que caigan C’s y Vox o adiós a Moncloa»

Luis Ventoso: "El PP está todavía a tiempo de dejar de correr tras todos los balones y centrarse en lo medular: Sánchez es fatal para la unidad de España y para su economía"

El negro augurio de un candidato del PP: "O llegamos a 100 escaños sin que caigan C's y Vox o adiós a Moncloa"
Pablo Casado (PP). TAREK

Quedan menos de 24 horas para que comience oficialmente la campaña electoral para los comicios generales del 28 de abril de 2019. Ahora quedan dos semanas de puro infarto en la que los partidos tratarán de revertir o consolidar la foto fija que arrojó el CIS del insustancial José Félix Tezanos. A partir de ahora, empacho de elecciones en las tribunas y editoriales de la prensa de papel, tal y como leerán este 11 de abril de 2019 en su periódico de cabecera.

El editorial de ABC se quita la careta y apela a que el verdadero voto útil lo representa el PP de Pablo Casado y anima a que no haya fragmentación de los sufragios entre las tres opciones de la derecha:

A Casado no se le presenta una campaña fácil. Por desprestigiado que esté el CIS, y por poca confianza que puedan ofrecer los sondeos, dada la enorme volatilidad del voto y la indefinición de uno de cada tres votantes, hay unanimidad en que Sánchez ganará los comicios. Su gran reto será superar la fragmentación del electorado de centro-derecha en tres partidos, de modo que muchos sufragios no se traducirán en escaños. Ayer Casado no apeló directamente al voto útil para evitar que Sánchez gobierne, y recordó a Vox o a Ciudadanos cómo ningún partido puede dar lecciones de principios y valores al PP. Sin embargo, para la derecha electoral esta campaña solo puede girar en torno a una idea: cuanto más se divida el voto en las urnas, más fácil lo tendrá Sánchez. Una hipotética repetición de elecciones sería demoledora para España.

Luis Ventoso le da tres claves a Pablo Casado para salir triunfador ante Sánchez en las urnas:

El PP debería enfatizar solo tres ideas: 1) Votarnos es la única manera de evitar que te gobiernen Sánchez, los comunistas y los separatistas. 2) Sánchez es Zapatero 2. Ha iniciado una carrera de despilfarro alocada y dejará a España de nuevo semiquebrada. 3) El PP es el partido de la bajada de impuestos, el que te dejará tu dinero en tu bolsillo para que lo emplees como quieras. Y listo. No se trata de inventar la pólvora cada mañana. ¿Cómo le ganó Cameron en 2014 al laborista Miliband? Pues repitiendo cada día esta frase: «Si te acuestas con Miliband te levantarás con Sturgeon en la cama [la líder separatistas escocesa]». Le funcionó: mayoría absoluta. El PP está todavía a tiempo de dejar de correr tras todos los balones y centrarse en lo medular: Sánchez es fatal para la unidad de España y para su economía. Y ya está.

Ignacio Camacho recibe la temerosa confidencia de un candidato del PP sobre lo que le espera a su partido de no sacar un mínimo de diputados:

Qué quieres que te diga: empujamos cuesta arriba y Ciudadanos, suponiendo que sea fiable, tampoco crece lo necesario. Para poder articular una mayoría, el PP tiene que acercarse a los cien diputados, que estamos más bien lejos, sin que los otros dos se vengan abajo. Imposible no es, pero sí bastante difícil si el PSOE se lleva la prima del sistema al partido más votado. Vamos a ganar en muy pocas provincias, y en cambio en muchas otras alguno de los tres quedará fuera del reparto. Vuelvo al espejismo andaluz: allí pudimos sumar porque el distrito más pequeño adjudicaba once escaños. Y así cabíamos todos, pero en las generales hay un montón de circunscripciones con un cuello de botella que criba a los más rezagados.

El editorial de La Razón ve en el voto oculto, amén de las chapuzas de Tezanos, una opción más que razonable para evitar el triunfo y sobre todo el Gobierno de Pedro Sánchez:

El director del CIS, José Félix Tezanos, ha jugado a provocar el efecto de dar como ganador al PSOE, configurar el bloque con más opciones -el socialista con Podemos- y anunciar el crecimiento de Vox en detrimento de Pablo Casado y Rivera, pero dejando abierto que todo dependerá de 4,3 millones de electores, que son los que tienen claro que acudirán a votar, aunque no tienen claro a quién. Si esta variable se le suma el voto oculto, que el propio Tezanos cree que existe de manera amplia, cualquier prospectiva es pura magia. La intención de perjudicar a los partidos de la oposición, y de manera especial al PP, es evidente. Pero tampoco debe olvidar que ante el ‘efecto caballo ganador’ existe la de un voto que tienda a reagruparse, que es a lo que Pablo Casado aspira. Mañana empieza una campaña reñida y decisiva y, a pesar de los augurios manipuladores del CIS, nada está decidido.

Antonio Martín Beaumont subraya que la foto demoscópica de Tezanos tiene la calidad que tiene, incluso reconocida por su propio autor:

Como en aquellos viejos fotomatones, el CIS de José Félix Tezanos ha ‘escupido’ la instantánea de lo que, presuntamente, será la noche del 28 de abril. Pero solamente es eso, una controvertida imagen congelada del momento actual, a diecisiete días todavía de la gran cita con las urnas. Al margen de las reservas a las que obliga la trayectoria del gurú demoscópico de Pedro Sánchez y su inédito y discutible salto desde Ferraz hasta un despacho de la Vicepresidencia del Gobierno -donde se ubica el centro sociológico oficial-, existe otro matiz de esa fotografía que obliga a la prudencia y a la reflexión. Tezanos reconoce, después de que sus encuestadores se hayan pateado España entera de norte a sur y de este a oeste, y de preguntar a más de 16.000 conciudadanos, que casi la mitad de los electores aún no ha decidido a qué partido votará cuando se acerquen, caso de acercarse, a los colegios electorales. Y es en este inmenso vacío, en esa ‘otra España’ que no milita fielmente en unas determinadas siglas y que medita su decisión en función de candidatos, programas y sensaciones de última hora, donde está en realidad el verdadero resultado de las próximas generales.

David Gistau, en El Mundo, destaca como Tezanos es capaz de borrar del pensamiento colectivo todos los despropósitos de Sánchez para presentarle como el gran luchador contra el fascismo:

Uno de los argumentos recurrentes de las ficciones futuristas es la alteración de la memoria. La capacidad de extirpar recuerdos ingratos y de sustituirlos por otros agradables aunque falsos. Toda la campaña electoral de Sánchez, con el auxilio tramposo del CIS, consiste en intervenir de esta manera el almacén de recuerdos de su electorado natural. Que por otra parte está deseando dejarse engañar para ir a votar sin mortificaciones de conciencia. Sino convencido mediante la introducción de recuerdos falsos de que, durante estos nueve meses experimentales de Sánchez, no se hizo otra cosa que luchar contra el fascismo en la nueva primera línea del «¡no pasarán!» y auxiliar a los menesterosos. ¿Un pequeño problema pendiente con el nacionalismo catalán? ¿Una actitud ignominiosa derivada de la necesidad de incorporar y acreditar a independentistas y posterroristas? Eso no existe, no existió y no existirá.

Javier Redondo ve a Vox como un partido al que no le interesa la estabilidad, sino más bien irrumpir en el tablero nacional:

A Vox, hermano gamberro del PP, no le turba jugarse en la ruleta del 28-A la fortuna de la tía abuela. Piensan en Vox que lo urgente no es concentrar votos y convertirlos en mayoría de Gobierno sino resignificar el lenguaje y patear el tablero. Todo muy de Podemos pero en la orilla de los perdedores de la corrección. El PP no puede competir en descaro con Vox porque ocurriría lo que predijo Redondo Terreros respecto de la relación entre PSOE y Podemos: «Si el PSOE juega a ser Podemos gana Podemos». El factor corrector Sánchez convirtió a su partido en populismo white collar, basculante y accidentalista. Parte de Podemos habita en uno de los tantos Sánchez. Fue hace no mucho: militantes de Podemos concurrieron en Ferraz a favor de Sánchez en las primarias e Iglesias lucía en su pulsera el no es no. La sutil simbiosis se consumó cuando el logo de Podemos se incrustó en un documento junto con el de Gobierno de España.

Juan Velarde es redactor de Periodista Digital @juanvelarde72

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído