EN SU COLUMNA EN EL DIARIO ABC

Sensacional trastazo de Isabel San Sebastián a los líos de faldas de Pablo Iglesias: «Da para guión de película mala de los setenta»

"Ninguna formación política se compara a la de Iglesias a la hora de emplear la cama como ascensor meteórico"

Sensacional trastazo de Isabel San Sebastián a los líos de faldas de Pablo Iglesias: "Da para guión de película mala de los setenta"
Isabel San Sebastián con Pablo Iglesias, Irene Montero, Tania Sáchez y Dina Bousselham. PD

Escribe Isabel San Sebastián en su columna de ABC de este lunes 29 de junio de 2020 sobre el harén podemita.

Suena muy fuerte el concepto que utiliza la periodista en su artículo, pero quizás no le falte razón. Bajo título prometedor, Historias del harén podemita, San Sebastián explica a la perfección cómo los líos de faldas han sido una clave tremenda en los asuntos internos del partido podemita que, por otra parte, es el que más se ha llenado la boca con las reivindicaciones feministas de poca monta:

Mucho «Unidas Podemos», mucho chiringuito regado con dinero público y mucha reivindicación feminista, pero ninguna formación política se compara a la de Iglesias a la hora de emplear la cama como ascensor meteórico. Una cosa es la cuota en las listas electorales, que yo considero insultante, y otra muy distinta aceptar que una relación íntima con el «macho alfa» garantice el salto automático en el escalafón del partido.

 

[…] Ellas se llenan la boca de críticas al «machismo que mata más que el virus» y despliegan sus pancartas cada ocho marzo, mientras compiten entre sí por el favor del líder máximo. Saben que él será generoso con la escogida de turno, aunque, una vez sustituida, la lejanía de su lecho suponga ser relegada a las sombras. Que se lo digan a Tania Sánchez, degradada hasta la irrelevancia desde que Irene Montero conquistó el corazón de Pablo y, con él, un ministerio…

Brutal arranque el de la columnista de ABC, escandalizada con el lío de Pablo Iglesias con su exasesora Dina Bousselham y una tarjeta SIM destruida ya judicializado y muy farragoso:

La última «historia de faldas» (expresión incorrectísima con arreglo a los dogmas vigentes, pero de aplicación exacta al asunto al que me refiero) daría para un guión de película mala de los setenta si no fuese porque su protagonista masculino resulta ser el vicepresidente del Gobierno de España: profesor universitario cultiva la «amistad» de una alumna jovencita, se la lleva de asistente muy bien pagada a Estrasburgo y comparte con ella secretos inconfesables («azotaría a Mariló Montero hasta que sangrara») guardados en una tarjeta telefónica misteriosamente «robada», no sabemos por quién, y filtrada a cuentagotas por el infame Villarejo.

 

Convertido en astro fulgurante de la política patria, el profesor, Iglesias, se presenta ante la opinión pública como «víctima de las cloacas policiales» y basa su campaña en ese lamento falaz. Pero hete aquí que un juez honrado, de apellido García Castellón, investiga el asunto y descubre que de víctima nada, puesto que el sujeto en cuestión es parte activa en el asunto denunciado y ha ocultado información crucial para la investigación. A esas alturas nuestro prócer parece haber sentado cabeza, pero en su entorno no faltan féminas dispuestas a conseguir sus propósitos recurriendo al antiguo método que eufemísticamente asociamos a la manzana de Eva.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído