DESCRIBE EN ABC EL PANORAMA DANTESCO QUE NOS QUEDA EN LO PRÓXIMO

Salvador Sostres: «Por intentar salvar la vida de unos pocos que igualmente morirán, estamos condenando a la miseria a dos generaciones»

"Cerrar bares y restaurantes es un ataque a la economía y a la libertad mucho más letal que cualquier pandemia"

Salvador Sostres: "Por intentar salvar la vida de unos pocos que igualmente morirán, estamos condenando a la miseria a dos generaciones"
Salvador Sostres y Pere Aragonés ante los bares cerrados en Cataluña. PD

Con el presidente de la región inhabilitado y el cierre decretado de bares y restaurantes por al menos 15 días para sofocar algo el azote de una pandemia, ‘Cataluña’ podría ser perfectamente el título de una serie de terror -con poco, mejor que La maldición de Bly Manor, la sensación del momento-.

No es Quim Torra quien ha tomado tal decisión, porque recordemos que el ya expresident se dedicará ahora a otros menesteres como tener una vidorra pagada por todos los españoles, dada su inhabilitación en el cargo público que ostentaba. Ahora es Pere Aragonés (ERC), otro ferviente independentista y ya, quien le suple en el cargo de malo de la peli, y que ha tomado la decisión de cerrar a cal y canto la hostelería en la comunidad catalana durante al menos 15 días para paliar los efectos del coronavirus.

El filme de terror es latente en el mundo y lo es con especial incidencia en las últimas semanas en España. Mientras los hospitales van de nuevo camino del colapso, los políticos se pelean literalmente en las cámaras de debate y los periodistas básicamente alaban o critican las decisiones adoptadas según de qué lado estén.

En este guión terrorífico cuadra a la perfección la figura de un narrador potente, polémico para su disfrute, como es el caso de Salvador Sostres.

Este 15 de octubre del trágico 2020 escribe una columna en el diario ABC de sintomático título, que también serviría para una saga televisiva de horror -quién sabe, quizás hasta la podría emitir TV3-: Queremos morir de miseria.

Sostres se abalanza contra la decisión del cierre de la hostelería en Cataluña y para ello se fija antes en el sujeto de la acción: los que gestionan la pandemia.

El Govern que ayer tomó las conocidas medidas es el mismo que ha fomentado las mayores locuras contra la prosperidad de los catalanes. Personajes ínfimos todos ellos, esa peligrosa mezcla de fanatismo y de ignorancia tan propia de los cobardes que quieren pasar por héroes.

Deja claro el periodista que no está para nada del lado de los confinamientos, cierres ni prohibiciones. Es esta la idea principal de su texto, un tanto bestia, pero legítima a fin de cuentas:

No podemos elegir la miseria como respuesta y luego pretender que es una injusticia internacional que nuestras finanzas colapsen como una república bananera. Cualquier decisión que no ponga la economía en el centro no es una solución, es crear un problema aún mayor. Sin economía no hay salud y los que no pagan no sólo mueren de enfermedad, los mata antes el hambre. Cerrar bares y restaurantes es un ataque a la economía y a la libertad mucho más letal que cualquier pandemia. Por intentar –y además inútilmente, como ha quedado demostrado– salvar la vida de unos pocos que igualmente morirán, estamos condenando a dos generaciones a la miseria. Con el añadido de que esta vez no será una sobrevenida tragedia sino lo que nos habremos ganado con nuestro voto. Socialistas, Esquerra, Podemos: esto es lo que somos. Nunca había sido tan cobarde y tan ruin un país tan alegre y hermoso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído