EL PERIODISTA 'SE CUELA' EN LA DESPEDIDA DEL EX JEFE DE GABINETE DE SÁNCHEZ

Toni Bolaño cuenta con pelos y señales el último día de Iván Redondo en La Moncloa y traslada su amenaza

"Algunos deberían tomar nota porque Jordan resurgió como el Fénix, de sus cenizas. Fénix es el primer muñeco del manga que le regaló su madre"

Con frecuencia ha venido informando el periodista Toni Bolaño de Iván Redondo con especial cuidado en los detalles, así como si hubiera tenido línea directa con el ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez.

Y este domingo 18 de julio en La Razón, un nuevo artículo a toda página de Bolaño pintando en negro sobre blanco cómo fue el último día del ínclito Redondo en La Moncloa: la jornada para recoger las cajas con las pertenencias de uno. El doloroso -o feliz- último día de trabajo…

En Madrid hacía calor y dentro de su despacho todavía más. El ajetreo de recoger papeles y objetos personales le hizo sudar. Tomó la decisión de sentarse ante la que ha sido su mesa de trabajo desde junio de 2018. Han pasado tres años, un mes y una semana.

El texto de Bolaño -recuerden, quien fuera director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat con José Montilla- es absolutamente intimista, tremendo:

Fue un momento para pensar. Se acordó en esos instantes de soledad, de intimidad, de los más cercanos, como se acordó en su toma de posesión. «Quiero agradecer a mi ama por toda la fuerza que me ha dado, porque es una luchadora; a mi mujer Sandra, a José Ramón y a Mari Luz –sus suegros–, a mis hermanos, que hoy están aquí. A mi hermana Lourdes, a mi hermano Manu y a mi hermano Txema, a Paula –su sobrina–, a todos los que me conocen que hoy están aquí, muchas gracias. Y, por supuesto, a mi hermana Esperanza, que no está con nosotros y a la que yo no pude conocer, pero allí desde el cielo siempre está cada vez que estoy haciendo algo».

 

Era un momento nostálgico, porque aquellas paredes le estaban recordando muchas cosas, pero no fue un momento triste. La decisión la tomó después de madurarla mucho. Estaba entre cajas y se reafirmó en su convicción porque siempre trata de ser consecuente. Un humanista había llegado a ser director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Había cumplido su sueño dirigiendo un equipo multidisciplinar de política, estrategia y comunicación. En 3 años, 1 mes y 1 semana lo había ganado todo. Dos elecciones generales, las municipales, las europeas y las catalanas, había pasado en primera línea una pandemia, y todo gracias a ganar una moción de censura. Esta ha sido su viaje profesional y había llegado la decisión de parar.

La amenaza de Redondo

Con todo lujo de detalles lo cuenta Bolaño, pero lo que finalmente más sorprende es la parte friki de Redondo y un aviso a navegantes:

Volvió a su despacho. Recogió sus últimas cosas. Sus muñecos. Es un fan del manga desde muy joven y recogió a los dos protagonistas de Karate Kid-Cobra Kai serie de moda en Netflix, –sorpréndanse, Redondo casi llegó a cinturón negro en Kenpo Kai, el Kung-Fu chino–, Son Goku de Dragon Ball y las bolas del dragón, que le regalaron los miembros de su equipo cuando se ganaron las elecciones de abril del 19. Y por último se llevó un último obsequio que llegó hace poco al despacho, un muñeco de Michael Jordan, aquel que lo ganó todo, se retiró y volvió, pero no al basket, sino al golf. Y volvió a ganar. Algunos deberían tomar nota porque Jordan resurgió como el Fénix, de sus cenizas. Fénix es el primer muñeco del manga que le regaló su madre a Iván Redondo Bacaicoa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Pablo González

Licenciado en periodismo en 2010. Canterano del diario ABC, actualmente es redactor de política, portadista y responsable del área audiovisual de Periodista Digital.

Lo más leído