Carlos Ruiz Mateos, Experto en Comunicación Institucional

«Sólo lobby, lobby y lobby consigue unas Olimpiadas»

Madrid podría haber realizado un mayor esfuerzo en la presión

"Río gestionó magistralmente el juego de las expectativas"

Lo repite hasta la saciedad sin perder ni un ápice de entusiasmo. “Hay que ejercer la mayor presión posible, hacer lobby, lobby y más lobby. Sólo así te dan unos Juegos Olímpicos».

Carlos Ruíz Mateos, experto en Comunicación Institucional y Política y autor del blog “Escuela de Comunicación Política”, señala las razones por las que la capital española se quedó a las puertas del sueño olímpico en 2016. Éstas distan mucho del ámbito geopolítico, acercándose más bien a la destreza desplegada en las relaciones públicas.

¿Dónde cree que se cometió el error principal a la hora de «vendernos» ante el COI?
Hagámonos una pregunta antes. ¿Tenía Madrid2016 el mejor dossier? No creo que alguien lo ponga en duda: Madrid tenía la candidatura más completa y llegó a la recta final bien posicionada.

Contaba con el hándicap de la rotación de continentes. Siendo eso aceptado por todos, no es descartable que el COI pusiese énfasis en ese mensaje off the record para explicar mejor su elección (Río de Janeiro) sin tener que realizar por ello una crítica implícita a Madrid.

Madrid podría haber realizado un mayor esfuerzo en la presión sobre sus grupos de interés para favorecer sus intereses. En definitiva, menos técnica, incluso menos diplomacia y mayor dedicación sobre consideraciones geopolíticas y económicas con los países decisivos en la elección.

De hecho, así parece que lo hizo Brasil, que aprovechó su momentum político y económico como factor decisivo de presión. A eso debemos añadir, por último, que Río gestionó magistralmente el juego de las expectativas: desde una posición perdedora, supone crear una corriente a su favor que acabó mostrándola como imprescindible en Copenhague. La ciudad, el país, el continente con quien «se saldaba una deuda histórica», rematando así una excelente labor de lobby y de comunicación.

¿Cree que en la hora previa a la elección final el lobby del COE tenía que haber sido más intenso para incidir en la decisión final del jurado?
Trabajar la presión sobre los miembros del CIO y sobre los países a los que pertenecen (con transparencia, legitimidad y orgullo) no es cuestión de 5 horas de ‘corrillos’. El lobby debe ejercerse a medio y largo plazo, con unos objetivos muy definidos y con una gran capacidad de empatía, para entender qué necesita oír tu interlocutor.

No considero que una mayor o menor presión sobre los miembros del CIO el día antes incline la balanza hacia una u otra candidata, de la misma manera que no creo que fuese decisivo para Chicago la corta estancia de su presidente en Copenhague.

¿La derrota es más una cuestión geopolítica o de comunicación?
La cuestión geopolítica es relativa en este asunto concreto. Considero que tanto el factor político como el factor económico o geográfico influyen en la medida en que sepas gestionar esas variables dentro de una estrategia comunicativa eficaz. En unas ocasiones,  la dimensión económica será fundamental a la hora de convencer y, en otras, será la emotiva-personal.

Y por encima de todo ello, cómo sepas transmitirlo a los interesados, esto es, un juego de percepciones ante la opinión pública y ante cada uno de los miembros del CIO.

Se ha llegado a acusar al gobierno de Zapatero de tener «amistades peligrosas» (Venezuela o Cuba) y que eso ha podido afectar en la votación final. ¿Está de acuerdo con esta afirmación o no tiene nada que ver en este caso?
Las relaciones diplomáticas con otros países son importantes por cuanto su nivel de intensidad puede contribuir al éxito de un proyecto de estas características. Si bien considero que poco tiene que ver el asunto al que hace referencia con la decisión final del CIO.

¿Tan difícil es asimilar un fracaso?
Creo que hemos de reconocerle al equipo de la candidatura de Madrid2016 un mérito enorme por un trabajo muy bien hecho y que les dejó a las puertas del sueño.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído