La publicidad política y el ridículo.

MADRID, 21 (OTR/PRESS)

No es ningún descubrimiento afirmar que estamos en una sociedad vacua en la que las apariencias han sustituido a los conceptos; las reflexiones no encuentran espacio para formularse y el continente es mucho más importante que el contenido. Desde este universo, es normal que los publicistas hayan ocupado el puesto de los ideólogos y los políticos. La demoscracia o democracia demoscópica ha sustituido a la política.

Los vendedores de humo piensan que las ocurrencias son más importantes que los proyectos. Tomás Gómez se ha convertido en el paradigma de las bufonadas como remedo de los mensajes políticos. En la sede del partido socialista madrileño, aprovechando su colindancia con algunos cines, ha colgado carteles de aire cinematográfico. En el primero de ellos aparecía él mismo incluido en la escenografía de la película «Invictus»; luego ha sido sustituido por otro cartel en el que reza el título de «Adiós Condesa» en alusión a la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

El PSOE en Madrid tiene dieciocho mil militantes en un censo de seis millones y medio de habitantes. El porcentaje es un socialista cada 365 ciudadanos. Desde ese fracaso de gestión, es normal que Tomás Gómez, elegido en unas primarias por un segmento tan poco significativo de población en lo que debería ser por definición un partido de masas, trate de llamar la atención como un niño mal educado que hace cualquier cosa para que se sepa que existe. El problema es que el socialismo democrático no sabe y no contesta sobre sus proyectos y los formula de tal manera que nadie les presta atención. La movilización se sustituye entonces por la astracanada, que era un concepto que está oculto pero vigente: significa la vulgaridad y la falta de talento para que la sal gruesa sustituya al ingenio. El límite de la sustitución de publicidad por la política está en el ridículo: Tomás Gómez lo ha traspasado y conociendo a Esperanza Aguirre es de esperar que la noche del 22 de marzo se ría del «invictus en su despedida de la condesa».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído