MUNDO CRUEL

El fatal tropezón que mató a la abuela de la Fabada Litoral

Sant Martí de Centelles ha despedido este 12 de diciembre a Antònia Cruells, la vecina más famosa del pueblo

El fatal tropezón que mató a la abuela de la Fabada Litoral
Muere Antonia Cruells, la abuela de la Fabada Litoral. EP

Antonia Cruells, conocida como la abuela de la fabada Litoral, murió el pasado domingo en su domicilio de Sant Martí de Centelles (Barcelona) y ha sido enterrada este miércoles 12 de diciembre de 2018,

La mujer, que se hizo conocida en toda España nacional gracias a los anuncios de esta marca de legumbres cocinadas, se encontraba sola cuando murió.

Sus familiares la hallaron sin vida en su casa, después de que pasaran varias horas sin saber nada de ella.

Según informa El Periódico, sus allegados sospechan que perdió la vida por culpa de un desafortunado tropezón.

Antonia fue hallada en el suelo del comedor en su casa, con la tele puesta y un charco de sangre rodeándole la cabeza.

A falta de la autopsia, fuentes cercanas a la fallecida sospechan que Antònia dio sus últimos pasos cuando se dirigía hacia la cocina para dejar su vaso de leche, que siempre tomaba por la noche antes de irse a la cama.

Entonces tropezó y se dio un golpe fatal en la sien con un mueble.

La mujer se hizo popular en Cataluña gracias a la aparición en un programa de radio en 2004 en el que unas amigas quisieron felicitarla por su cumpleaños. Su intervención propició que comenzara a aparecer una vez por semana en las ondas y más tarde en un programa de una televisión catalana.

Fue así como captó la atención de los publicistas encargados de los anuncios de Litoral, que hicieron de ella un personaje popular.

Cruells fue una de las cinco mujeres que pusieron rostro a la anciana de la marca de legumbres desde 1994. Emilia Ortiz, la quinta actriz que encarnaba al personaje, se enteró el año pasado de ese dato en el rodaje del anuncio que se hizo en Madrid en enero de 2017.

«¿Qué pasó con la anterior, que se murió?», preguntaba.

«Sí, de comer tanta fabada», bromeaba uno de los técnicos.

La marca Litoral, en poder de Nestlé desde 1985, nació en el barrio pesquero de Cimadevilla, en Gijón,en 1942.

El nombre elegido para las conservas tuvo que ver con su conexión con el mar, ya que al principio se dedicaron a fabricar latas de pescado. La fabada enlatada tuvo éxito y su mayor demanda en Cuba, donde residía una importante colonia de emigrantes asturianos.

Desde la isla, Litoral fue expandiéndose por América. México, República Dominicana, Colombia y Venezuela fueron los países donde se vendía principalmente la fabada. Fue más tarde cuando empezó a triunfar en España. En 1963 la empresa se trasladó al pueblo asturiano de Tremañes (hoy parte de Gijón), donde aún continúa produciendo las latas de conserva.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído