El periodista se solidariza con Alfonso Arteseros y también le mete un palo a Intereconomía

César Vidal: «EsRadio prohibió publicar la audiencia por programa para ocultar el desplome»

"No se pudo hacer nada para evitar que EsRadio se viera salpicada por lo que pasaba en Intereconomía"

César Vidal ha colgado un post en la red social de Facebook en la que comenta el vídeo subido por el periodista Alfonso Arteseros –Desgarrador testimonio contra Ariza: «Llevo un año y medio gastando los ahorros de mi mujer»– y, de paso, vuelve a meterle el dedo en el ojo a Federico Jiménez Losantos por algunas de las decisiones adoptadas en los últimos tiempos, entre ellas las del acuerdo con Intereconomía para que su programa, ‘Es la Mañana de Federico’ fuese emitido a partir de la segunda hora por el canal del toro.

Así arranca el texto de Vidal:

«Alfonso Arteseros – por el que siento un enorme aprecio personal y profesional – ha colgado en youtube el video que incluyo aquí. Es un testimonio desgarrador de lo que ha sido y continua siendo Intereconomía. Tras verlo, escucharlo y pensarlo, seguramente más de uno comprenderá por qué no pude evitar sentir una no poco pequeña desazón cuando me encontré con que Federico, sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, pero siguiendo el consejo de Dieter Brandau, había decidido aparecer por las mañanas en la televisión de Intereconomía».

Y añade que:

Me lo comunicó cuando llevaba no pocas emisiones – ¡a buenas horas mangas verdes! – y no se podía hacer nada, absolutamente nada para evitarlo e impedir que Es.Radio se viera salpicada por lo que pasaba en Intereconomía. Es. Radio – ¿se lo imaginaban? – magro beneficio sacó de aquel acuerdo, pero algunas personas insistían en que – en lugar de ser críticos y mantener una visión liberal – había que «aguar el vino» – una frase que le gustaba mucho a algunas personas de la empresa – y captar más oyentes católicos. Esos oyentes católicos también, por definición, debían afluir en masa a Es.Radio una vez que yo saliera.

Concluye asegurando que:

«A la vista ha quedado que no han acudido a Es.Radio ni en masa ni por pequeños grupos. De hecho, la audiencia – cuya publicación por programas ha sido prohibida para ocultar que, salvo deportes, prácticamente todo ha caído – se ha desplomado. No era de esperar otra cosa porque entre los católicos los hay fanáticos y talibanescos, pero también no poca gente razonable que se mueve por unos mínimos criterios de sentido común y sensatez y no de tuertismo ideológico. Y no era de esperar otra cosa porque los criterios confesionales tienen cada vez menos peso en la España de inicios del siglo XXI y la mayor prueba es que los obispos llevan más de una década torpedeando cualquier intento de crear un partido confesional».

«Pero no nos desviemos. Contemplen el testimonio terrible de Alfonso Arteseros y saquen sus propias consecuencias. No sólo él es una víctima. Mis amigos los Clones, Antonio Jiménez, Pedrerol, pero, sobre todo, los trabajadores y los becarios anónimos de aquella casa – no pocos de ellos notables profesionales – también lo son. En episodios como éstos se ve claramente también por qué somos diferentes».

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído