Periodista Digital entrevista al director de Radio Caracas Televisión

Marcel Granier: «Varias emisoras de radio venezolanas están en manos de boliburgueses»

"Nosotros habíamos advertido a nuestros colegas de que académicos españoles estaban asesorando a Chávez"

Marcel Granier Haydon (4 de julio de 1941) es presidente y gerente general de Empresas 1BC, y Presidente de Radio Caracas Televisión (RCTV), que antes de convertirse en un canal de TV por cable, en fecha 27 de mayo de 2007, fue el canal de televisión más visto en la historia de Venezuela. Periodista Digital departió unos minutos con Granier, en el transcurso del VII Foro Atlántico, para hablar, entre otros aspectos, del control exhaustivo que tienen los medios de comunicación dentro del régimen bolivariano, donde las palabras libertad de expresión son poco menos que una quimera.

Luis Balcarce: ¿Cómo se hace periodismo en un país donde no hay libertad de expresión como es Venezuela?

Marcel Granier: En Venezuela es cada vez más difícil hacer periodismo. Quienes hacen periodismo independiente son continuamente atacados y perseguidos por toda la maquinaria del Estado, por su aparato de espionaje, su aparato de difamación, que es muy importante, y su aparato militar, de manera que se corren riesgos grandes. Por otra parte, a ese riesgo personal, profesional y físico se suma ahora la amenaza al cierre de la fuente de trabajo como el cierre de Radio Caracas Televisión en el 2007.

Luis Balcarce: Se dice que se cierra porque ustedes se negaban a pasar los discursos de Chávez

Marcel Granier: Eso lo dijo en el 2010 cuando cerró RCTV internacional. En el caso de la nacional, ellos nunca han explicado la verdadera razón. Han dado varias razones. En un momento dado dijeron que era porque no nos habíamos adaptado al nuevo régimen. Después dijeron que era porque necesitaban las frecuencias de Radio Caracas usaba. De acuerdo a la ley, todos tenemos que ser tratados igual, así que ¿por qué se toman nada más que las frecuencias de Radio Caracas y no la de todos los medios? Para eso no había ninguna explicación. Después alegaron que esas frecuencias eran las mejores, pero resulta que aunque nosotros somos la estación más antigua de Venezuela, escogimos los terceros las frecuencias. Primero escogió el Estado, después eligió una emisora que desapareció, que se llamaba Televisa y en tercer lugar nos tocó a nosotros, por tanto es raro que quien escoja tercero, escoja las mejores.

Luis Balcarce: ¿Algún dirigente del Estado les dio algún tipo de explicación, ya no por la vía oficial, de este cierre?

Marcel Granier: Sí, después de que de una manera totalmente arbitraria e ilegal Chávez anunció que iba a cerrar Radio Caracas Televisión y nos dijo que nos fuésemos preparando nuestra maleta, el vicepresidente de la República, Jorge Rodríguez, acompañado por algunos ministros, se reunieron con los principales accionistas de Radio Caracas Televisión para plantearles que el canal podría seguir viviendo, que lo que tendría es que prescindir de algunos periodistas y de algunos espacios. Ellos no estuvieron de acuerdo con ese planteamiento y la siguiente propuesta fue una oferta de compra del canal que ellos no aceptaron.

Luis Balcarce: ¿Y qué tipo de crítica se va a poder hacer al Gobierno venezolano a través de los medios?

Marcel Granier: La crítica está en la calle porque la inmensa mayoría del pueblo venezolano está muy descontento con lo que está pasando. La situación de inseguridad es muy crítica, Venezuela tiene los índices de asesinatos más alto del continente y entre los más altos del mundo, Caracas es de las ciudades más peligrosas del mundo, la escasez campea por todas partes. Los índices de escasez nunca se habían visto en Venezuela, son sólo comparables a los de Cuba, el incremento de precios ha sido una cosa brutal, hasta el punto de que el Gobierno, a pesar de que tiene tres tipos de cambio, que van de seis por dólar hasta 50 por dólar y existe encima de eso un mercado que ya no se sabe si es gris, es verde o negro. Está reconociendo que tiene que unificar el tipo de cambio, pero eso ha significado una devaluación del orden del 500%, la inflación es la más alta del mundo, reconocida un 60%, calculada de una manera científica, más del 130%. Hay una oposición que está en la calle. Venezuela no ha generado ni un solo empleo productivo en los últimos 15 años.

En el campo de los medios hay una arremetida con un dinero, que no se sabe de dónde sale, para comprar todos los medios. Ya vimos cómo cayeron un grupo de estaciones de radio en manos de los llamados boliburgueses, gente que ha hecho inmensa fortuna a la sombra del Estado. Cayó Globovisión, por ejemplo.

Luis Balcarce: En Globovisión se hacía un programa, ‘Alo ciudadano’ que era muy crítico con el chavismo y que le hacía mucho daño

Marcel Granier: ‘Alo ciudadano’ se acabó y Leopoldo Castillo está en estos momentos fuera de los medios. Además se le complicó la vida con una tragedia familiar, pero el hecho es que uno de los programas más importantes, más críticos que había en todos los medios venezolanos, ‘Alo ciudadano’, desapareció, pero junto con él desaparecieron todos los programas de opinión. Hacer programas de opinión en Venezuela, en televisión no hay ninguno, en la radio hay cada día menos, quedan los de Radio Caracas Radio y quedan tres o cuatro programas más en las radios independientes. Pero ahora viene la compra de medios, como Últimas Noticias, por el cual se pagó un precio que nadie sabe de dónde salió. Últimas Noticias es el periódico popular, un tabloide, el de más circulación en Venezuela, de muchísimo prestigio, con más de 70 años de existencia y nadie sabe de dónde salió el dinero y nadie sabe quién es el propietario y ahora se repite el esquema con El Universal, nadie sabe quién es el dueño, de dónde salió el dinero para comprarlo y se están repitiendo estas ofertas en varios medios más. Así como en El Universal estuvieron un año negando que estuviesen en venta, está ocurriendo con otros medios.

Luis Balcarce: Pero para que alguien compre, debe haber alguien deseoso de vender. ¿Los empresarios han sido obligados a comprar o es que la oferta era irrechazable?

Marcel Granier: No lo sé porque cada uno tiene su conciencia y en base a eso actúa en la vida. Yo no sé cuál era la razón, si es que el precio era irrechazable, dicen que eran 90 millones de euros en el caso de El Universal, pero la persona que apareció no tiene cómo justificar esa fortuna, nunca la ha declarado. Entonces, ¿quién es el dueño? ¿una empresa de maletín constituida en Madrid con 3.500 euros de capital obtuvo crédito por 90 millones de euros para comprar El Universal? ¿Dónde están los dueños? ¿Donde está la junta directiva? ¿Dónde están los accionistas? Y ese esquema se va repitiendo en varios medios. Uno no sabe si es que hacen ofertas que no se pueden rechazar o si los están conminando de alguna manera, pero deberían decirlo porque la mayoría de las personas que han vendido esos medios se fueron de Venezuela

Luis Balcarce: Ustedes avisaron quiénes eran esos españoles que asesoraban a Chávez y que nadie les hizo caso.

Marcel Granier: Sabíamos que había académicos españoles, profesores universitarios en España que habían sido contratados por el régimen chavista para diseñar leyes e ir preparando todo este modelo que tiene 15 años en construcción, que no ha terminado, y que se ha ido consolidando a lo largo de estos 15 años y en esta consolidación han influido las estrategias jurídicas, económicas, las estrategias sociales que les han recomendado un grupo de asesores entre los cuales los más destacados son este grupo que estaba vinculado a la Universidad de Valencia. Desde hace 8 o 10 años hemos venido advirtiendo a nuestros colegas aquí que eso estaba pasando en Venezuela y que ese equipo lo estaban usando en Ecuador, Bolivia, Nicaragua o El Salvador porque ese modelo no se circunscribe a Venezuela, sino que es un modelo de alcance al menos continental.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído