TERTULIA SOBRE ISABEL LA CATÓLICA EN 'ROJO Y NEGRO' EN RADIO 4G

Martín Maurel: «El sueño de los Reyes Católicos era una sola cabeza, dos coronas»

"La Reconquista fue una cortina de humo para conseguir el poder"

Martín Maurel: "El sueño de los Reyes Católicos era una sola cabeza, dos coronas"
Martín Maurel. PD.

Martin Maurel, guionista de la serie ‘Isabel’, y autor del libro ‘Isabel, el fin de un sueño’ visitó los estudios de Radio4G para departir en el programa ‘Rojo y Negro’ en torno a la figura de una de las personalidades más relevantes de la historia de España: Isabel Católica. Lo hizo junto a Luis Balcarce, Juan Granados, Juan Laborda y Alejandra Alloza, con los que desgranó los aspectos menos conocidos de la Reina.


Maurel recalcó que la obra no es un ensayo, sino una novela. De ahí que se permita ciertas licencias narrativas que también se aprecian en la serie y que tanto molestan a los más meticulosos con el rigor histórico. La novela es una reelaboración de los guiones de la tercera temporada de la serie, que Televisión Española emite en la actualidad:

En la serie se aprecia la evolución de Isabel. En la primera temporada se ve abocada a dar un pseudo golpe de estado, a proclamarse reina antes de hora. En la segunda no gobierna aún porque tiene mucha gente en contra a la que tiene que someter. Finalmente lo logra. En la tercera, Isabel está en el cénit. Pero cuando parece que lo tiene todo conseguido, se le va desmembrando todo y escapando como arena entre los dedos.

Durante la tertulia, Juan Granados y Juan Laborda recalcaron la importancia de los Reyes Católicos a la hora de sentar las bases de la monarquía hispánica y de crear el estado moderno. La capacidad negociadora de la reina fue clave en este aspecto, como señala Maurel:

Isabel era una mujer con una voluntad férrea y sentido del destino. Su mentalidad era medieval, con un sentido teocrático de la existencia. El sueño de los Reyes Católicos era: una sola cabeza, dos coronas. No existía España como Estado, eran las Españas.

La formación del Estado tal como lo conocemos obedeció a un hecho casual: la muerte del hijo que Fernando tuvo con Germana de Foix tras la muerte de Isabel. Esto provocó que Carlos I, hijo de Juana con Felipe I de Habsburgo, heredara el trono. Maurel lo explica:

Felipe I es tan osado que se atreve a reclamar el trono antes de que muera el príncipe heredero. Se supo mover muy bien y hacer labores de diplomacia.

Isabel tuvo que lidiar con dificultades a la hora de conseguir el trono. Tenía muchos enemigos y su acceso al trono fue precipitado:

La gran sombra sobre su reinado es su legitimidad. Arranca con una especie de autoproclamación discutida desde el primer momento. Supo adelantarse a su gran rival ‘La Beltraneja’ para tener el apoyo de la nobleza en la guerra con Portugal. Una vez dominados los portugueses, su gran reto es qué hacer con quienes le habían traicionado. Castigó a unos pocos, pero a la mayoría los aglutinó en torno a la empresa de la Reconquista y los que antes eran enemigos, pudieron recuperar lo que habían perdido a manos de la Reina. Es algo parecido a lo que ocurrió con las Malvinas en Argentina: una cortina de humo.

El apoyo a Cristóbal Colón obedeció a razones estratégicas y políticas:

El enemigo fundamental siempre fue Francia y, en menor medida, Portugal. La apuesta de Isabel por Colón no fue tan personal como se dice (no empeñó sus joyas), pero sí valiente porque era la oportunidad de ser rivales con Portugal que estaba circunnavegando África.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído