EL EX DE EL PAÍS, INVITADO DE 'EL BURLADERO' DE ROJO Y NEGRO (RADIO4G)

Ramón Lobo: «Solo con cortar y pegar y sin ir a los lugares, es muy difícil que puedas contar los olores y las sensaciones de un conflicto”

"Desde que una novia me dijo que escribía historias horribles sin esperanza he intentado buscar esperanza en mis historias"

Ramón Lobo: "Solo con cortar y pegar y sin ir a los lugares, es muy difícil que puedas contar los olores y las sensaciones de un conflicto”
Ramón Lobo. PD.

Con el ébola todo el mundo habla del protocolo, pero nadie explica qué es el protocolo

El Burladero’, la sección que habla de periodismo con periodistas en el programa que presenta y dirige Alfonso Rojo en Radio4g, ‘Rojo y Negro’, volvió vivir una jornada gloriosa con la visita del prestigioso y veterano corresponsal de guerra Ramón Lobo.

Lobo cimentó su firma como una de las más prestigiosas del diario El País cubriendo guerras, conflictos, desgracias…En su hoja de servicios aparecen los puntos más calientes del planeta en las últimas décadas: Irak, Afganistán, Bosnia, Gaza, Chechenia, Sierra Leona, Liberia…Sin embargo, un frío día de invierno de 2012 comprobó como su nombre estaba incluído en la lista de despidos del ERE de El País y desde entonces sigue haciendo periodismo desde su blog ‘En la boca del lobo’ y colaborando con ‘A vivir que son dos días’ de la SER.

TITULARES MÁS RELEVANTES DE LA ENTREVISTA CON RAMÓN LOBO EN ‘EL BURLADERO’:

«Estando en Bosnia, cuando todavía no existía Internet y teníamos dificultades para transmitir, yo tenía muy claro que si no estabas a la última, te quedabas analfabeto. Estar siempre a la última es algo que me facilita el trabajo»

«‘Este fuerte no se rinde’ fue una frase que acuñé en el blog un poco como declaración de intenciones durante el ERE de El País, una declaración de que pasara lo que pasara, estuviera o no en la lista, yo no me iba a rendir»

«‘El blog ‘En la boca del lobo’ me lo cree antes de salir de El País, yo decía que era como el bote salvavidas por si el Titánic se hunde, pero el Titánic no se hundió, sino que me echaron por la borda junto con otros 128. Cree ese espacio y le recomiendo a los estudiantes que me vienen a preguntar que se lo creen, no porque les vayan a leer, sino porque cuanto antes te acostumbres a escribir es mucho mejor»

«Quizá Sierra Leona ha sido de las experiencias más duras, ahora que estamos hablando tanto con lo del ébola. Los periodistas no tratamos de modificar lo que tenemos delante, sino que simplemente tratas de contarlo y las pocas veces que tratas de modificarlo cuando hablas de la vida de un niño, pues fallas, fracasas. También es verdad que te llevas muchos regalos, gente que te da lo único que tiene, que es su historia, que te la cuenta porque tú has pasado por ahí».

«En el caso de África yo me enamoré y fue un viaje difícil porque era a Ruanda y además después del genocidio»

«Cuando empecé a ir a Bosnia, donde conocí por primera vez a Alfonso Rojo, tenía una novia que me dijo que escribía historias horribles sin esperanza. A mí eso me causó un impacto tremendo y desde ese momento yo siempre he intentado buscar esperanza en las historias. A mí me gustan más las víctimas que los verdugos»

«Me apetecía muchísimo ir a Sarajevo. Yo empecé en periodismo mucho antes de empezar la carrera, en 1975, en una agencia llamada Piresa, luego en Radio Intercontinental hacía horóscopos, que me los inventaba todos. Tuve que hacer un recorrido muy distinto antes de ir a guerras y en todo lo que hecho, he procurado pasármelo muy bien, tratar de aprender. Cuando cerró el diario El Sol, donde era redactor jefe de internacional, y llegó la oportunidad de trabajar en El País, Luis Matías López me hizo esa pregunta de si me apetecía ir a Sarajevo, dije que sí»

«Sin ir a los lugares, sólo con cortar y pegar, es muy difícil que puedas contar los olores, las sensaciones de un conflicto»

«Me quisieron cobrar 500 dólares por entrar en un hospital en Kimsasha con enfermos de SIDA. Tuve que decir que era cooperante, de una ONG española. El traductor luego me dijo que yo le había robado dinero al director del centro y le respondí que lo que había hecho era robarle dinero a un ladrón»

«Con el ébola todo el mundo habla del protocolo, pero nadie explica qué es el protocolo. ¿Por qué los equipos que atendieron a los religiosos no quedaron después en cuarentena?»

«Del ébola no sabemos mucho. En el caso del primer misionero, traerlo aquí, me pareció bien, pero en el caso del segundo, ya estaba la enfermedad muy avanzada y no teníamos las vacunas»

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído