TERTULIA POLÍTICA EN 'ROJO Y NEGRO' (RADIO 4G)

Roberto Blanco Valdés: «Zapatero fue el responsable de la explosión del Estado con el error del Estatuto catalán»

"España no es federal ni política ni técnicamente; si lo fuera habría que discutir si funciona bien o no"

Roberto Blanco Valdés: "Zapatero fue el responsable de la explosión del Estado con el error del Estatuto catalán"
Roberto Blanco Valdes. Marina López

Los referéndums de autodeterminación se siguen haciendo hasta que los partidarios de la secesión ganan

¿Cómo entender que en un país tan descentralizado como España las reivindicaciones de los nacionalismos vasco y catalán se hayan radicalizado hasta llegar a plantear desafíos secesionistas?

Roberto Blanco Valdés, autor de ‘El Laberinto territorial español’, trata con su libro de dar respuesta, además de situar la cuestión territorial en tres momentos decisivos: las Repúblicas de 1873 y 1931 y el período que comenzó en 1978.

Este miércoles 29 de abril de 2015, Roberto Blanco Valdés ha analizado su ensayo en ‘Rojo y Negro’ de Radio4G dando las claves de si verdaderamente España es un país federal o no. También explicó las peculiaridades que tiene nuestro país con los nacionalismos, así como señaló al responsable del problema territorial culpando a Zapatero de la explosión del Estado.

«La firma política más prestigiosa para mí de la ‘Voz de Galicia'», así presentaba Luis Balcarce a Roberto Blanco Valdés, quien da las claves de si España es un país federalista o no:

Tengo la impresión de que políticamente no lo es. Técnicamente, los especialistas en federalismo se han decantado por un estado federal en todo menos en el nombre. La cuestión no es inocua porque si asentamos la idea de que lo es, no se discute sobre si hay que mirar a un estado federal, lo que hay que discutir es sobre si nuestro federalismo funciona bien o mal.

Tanta descentralización no es suficiente para satisfacer las ansias de los nacionalistas porque, como apunta el autor, «siempre van a querer más», y es complicado así llegar a un acuerdo:

A medida que se ha ido descentralizado el Estado, lo que debería haber ocurrido es que las peticiones casi agónicas de los nacionalistas se hubieran ido reduciendo y ha ocurrido todo lo contrario. Se ponen más exigentes, más pesados y no tiene ninguna lógica.

Hubo una época en la que creímos ingenuamente que con la descentralización, con el modelo autonómico diseñado, el tema iba a quedar cerrado pero no es así. Cuando se discute sobre el federalismo español, insisto en que la gran peculiaridad es que tenemos nacionalistas y es lo que nos diferencia de Estados Unidos, de Alemania, de Austria, lo que nos iguala a Bélgica o Canadá donde el Estado no funciona como debería hacerlo.

¿El federalismo es la respuesta a la España invertebrada de Ortega?:

España es un país con un problema territorial desde hace tiempo, y por tanto es obvio que tenemos pluralidad, pero no más que en otros países. El federalismo es la respuesta que se ha dado a todos los estados que tienen el problema similar que tiene España.

Quizá el problema es que hemos insistido en la descentralización que nos hemos quedado mancos y huérfanos de elementos de colaboración y coordinación institucional.

¿Cómo se puede parar ese exceso nacionalista?, le preguntaba el General Manuel Fernández-Monzón Altolaguirre y el autor de ‘El Laberinto territorial español’, Roberto Blanco Valdeés respondía:

Azaña mantiene la posición de que el Estatuto solucionará el problema territorial catalán, y Ortega más escéptico, dice que el problema no es resoluble porque los nacionalistas va a aspirar permanentemente a tener esta ‘herida’ abierta.

Yo creo que Ortega tiene la razón, tenemos que convivir con el problema, salvo que lo resolvamos rompiendo el Estado, pero no soy partidario de ello. Habrá que buscar maneras de resolverlo ¿cómo? Mantener un consenso entre los dos grandes partidos fundamentales y tratar de llevar al ánimo de los nacionalistas que no va a haber rupturas, ni reférendum de autodeterminación porque la Constitución no lo permite.

Y señalaba claramente al único responsable del problema territorial:

El acuerdo entre dos grandes partidos es fundamental. Se han cometido muchos errores, el error del estatuto catalán fue un error histórico. El gran responsable de esa deriva es Zapatero, él es el responsable de la explosión del Estado. Esto no hubiera ocurrido de no haber existido el drama del Estatuto catalán.

Por último, destacó que la solución no es permitir que se haga el referéndum agarrándose a la idea de que se dirá que ‘no’ y se zanjará el problema:

Hay que dejar claro ante la opinión pública que la Constitución no permite la secesión, que no se va a realizar un referéndum de autodeterminación y que no se va a cambiar la Constitución para que el referéndum se pueda hacer. Mucha gente piensa que si hacemos el referéndum saldrá que no y ya estaría resuelto. No hay ninguna razón para pensar que ese ‘no’ no venga seguido de una exigencia o de un nuevo referéndum, una vez sentado el precedente, posteriormente.

Los referéndum de autodeterminación se siguen haciendo hasta que los que son partidarios de la secesión ganan. La única solución de que la sociedad catalana no se rompa en dos es la solución autonómica.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído