'EL BURLADERO' DE ROJO Y NEGRO (RADIO4G)

Ana Fuentes: «Para el periodista extranjero trabajar en China es complicado pero para el periodista chino es aún peor»

"La radio es plástica: te permite contar en un tsunami como olía, algo que no podían hacer los de la tele"

Ana Fuentes: "Para el periodista extranjero trabajar en China es complicado pero para el periodista chino es aún peor"
Ana Fuentes. J.Rueda.

Los periodistas españoles no tenemos que envidiar nada a los de la BBC salvo los recursos en las coberturas

Ana Fuentes (Madrid, 1980) es en la actualidad redactora jefa de The Córner, un medio económico creado en inglés «para ser partícipes del debate económico». Previamente fue corresponsal en China para la SER y de ahí pasó a Estados Unidos, donde colaboró con diversos medios. De todas sus experiencias nos hizo partícipes en su visita a ‘El Burladero’, la sección que habla de periodismo con periodistas en el programa ‘Rojo y Negro’ de Radio4G.

TITULARES DE LA CONVERSACIÓN CON ANA FUENTES EN ‘EL BURLADERO’

The Corner es el único medio económico español que se escribe en inglés 100% para lectores internacionales. Es la única forma que tenemos para participar en el debate económico desde aquí. La única forma de aportar o contrarrestar informaciones es hacerlo en inglés y no hay que avergonzarse por cubrir informaciones desde aquí, yo siempre digo que los periodistas españoles no tenemos nada que envidiar a los de la BBC salvo los recursos en las coberturas.

España tuvo su momento de ser muy alabada por medios anglosajones y luego tuvo su momento de ser defenestrada. Pasamos a ser el no va más en reformas y en crecimiento a ser ese toro asustado en la portada de The Economist

El idioma siempre es un reto aunque yo llevo muchos años trabajando en otros idiomas. El inglés está claro que no es mi lengua nativa y tengo a mi lado a una persona que es escocesa y trabaja a mi lado para que el lenguaje sea pulcro.

Buscas a gente a la que le interese un contenido que complemente la información de carril. La clave es darle a la gente los puntos sobre los que tiene que centrar la atención y tratar de discriminar las tonterías y los rumores

Trabajar en China para el periodista extranjero siempre digo que es complicado pero no tiene ni punto de comparación con el periodista chino, que puede ver peligrar su integridad física o la de su familia y muchos acaban desistiendo. Es un país con una censura férrea en la que el teléfono está pinchado. Para el corresponsal las cosas son más sencillas, tenemos ‘bula papal’, nadie nos va a violentar físicamente, aunque ha ocurrido, cuando uno sale de Pekín o Shanghai es un poco el Lejano Oeste. Pero al fin y al cabo podemos hacer ruido y estamos protegidos por la Embajada y las Leyes

Es muy complicado definir al chino medio es un país de 1.400 millones de habitantes. Para el periodista es difícil definir lo que es clase media, a veces se tiene en cuenta solo que tenga lavadora en casa

La imagen de España en China se resume en Real Madrid y Barça, nuestro peso es relativo en Europa pero para ellos es pequeño. En su percepción de Europa París se lleva la palma, y España sería un turismo más refinado porque el turismo chino no busca playa, sino gastronomía, cultura, historia…

Desde el maoísmo se piensa que la mujer [en China] es parte de lo que sostiene el cielo y por eso han podido en ciertos ámbitos a cotas de poder mucho más altas que en Europa: hay empresarias que manejan millones y millones en inversiones

El tsunami en Japón fue el acontecimiento que más me marcó, ver lo que queda después de que una ola gigante arrase todo. Era complicado hacer crónicas en directo junto a personas que se han quedado sin nada. Sobre todo los abuelos, gente que ha sufrido la Segunda Guerra Mundial, la pobreza, todo tipo de avatares, y de repente les veías desvalidos, recuerdo una pareja de ancianos con una bolsita de plástico donde llevaban cuatro cosas y entre ellas pañales, sus pañales. Me tuve que alejar un poco de ellos para hacer la crónica de la radio porque tenía un nudo en el estómago. Son esas notas de color, en este caso un color macabro, los que te abren a la realidad.

La radio es plástica y es un lujo. Recuerdo al primer pueblo al que llegué en Japón y lo que me parecía mas interesante es contar como olía, eso no lo pueden contar en la tele. No siempre el dato te va a dar la clave de lo que está pasando, pero combinar ambos es fantástico.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído