Periodismo
Antonio Naranjo y Máximo Pradera. Onda Cero

El Juzgado de 1º Instancia número 1 de Pozuelo de Alarcón ha condenado en costas a Máximo Pradera tras certificar la existencia de una agresión, con "hostigamiento y acoso" previos, de Máximo Pradera a Antonio Naranjo, con quien compartía sección en el programa de Julia Otero ‘Julia en la Onda' y al que después de agredir además denunció por difamación, cargo del que ha sido absuelto. La agresión de Máximo Pradera a Antonio Naranjo acaba con los dos despedidos de Onda Cero

Pradera interpuso una demanda civil contra Naranjo por difamación a raíz de una serie de tuits en los que el periodista agredido narró los hechos tal y como sucedieron, el 6 de mayo de 2014, en el estudio del programa y después de que Otero no explicara las circunstancias reales que motivaron el final de la sección ‘Con un par'.Max Pradera se hace pasar por Antonio Naranjo para burlarse de los defensores de Aguirre

Naranjo detalló cómo Pradera, tras amenazarle en directo con la expresión "Te tendré que arrancar la cabeza", se abalanzó sobre él de manera violenta, entre gritos e intimidación, para decirle "Peso más de cien kilos y te saco una cabeza, te voy a machacar".

La denuncia de Pradera ha servido, en realidad, para confirmar los hechos tal y como se hicieron públicos en mayo de 2014 por parte de Naranjo, pues Julia Otero se limitó a suprimir la sección sin dar explicaciones concretas y equiparando al agresor y al agredido al asegurar, en antena, que habían contravenido ambos "la hoja de estilo" de su programa.Antonio Naranjo acusa a Pradera de "maltratador" por agredirle en Onda Cero con el "puño en alto"

Un testigo de los hechos, sucedidos en la emisora, corroboró ante el juez punto por punto la escena protagonizada por Pradera y, aún más, reconoció ante el juez la existencia previa de acoso directo y personal de Pradera a Naranjo, tal y como recoge el fallo judicial al que ha tenido acceso Periodista Digital emitido el 20 de septiembre al que ha tenido acceso este periódico,con el número 179/16, que considera probada la existencia tanto de la agresión como de una "situación previa detonante del incidente".

En el juicio, por contra, el testigo recalcó que la actitud de Naranjo fue pacífica y de "perplejidad"; y que en todo momento se limitó a tratar de tranquilizar a su agresor poniéndole incluso una mano en el hombro que Pradera se apartó agresivamente.

La agresión tuvo lugar tras semanas de mensajes públicos y privados denigrantes de Pradera a Naranjo y tras las advertencias de éste a la dirección del programa sobre la actitud de su compañero, con quien compartía espacio físico a diario entre lunes y jueves. Entre las decenas de ataques, Pradera llegó a escribir un artículo suplantando al propio Naranjo e insultándose a sí mismo.

Galería de imágenes: