UN ATAQUE POCO ELEGANTE DEL ARTICULISTA

Arcadi Espada vuelve a la carga contra Marhuenda: «De joven, era el que subía las cocacolas al director»

"Le admito la continuidad de su indemne carácter servil"

Arcadi Espada vuelve a la carga contra Marhuenda: "De joven, era el que subía las cocacolas al director"
Francisco Marhuenda y Arcadi Espada. Antena3 y Telecinco

Mis problemas con el periodista Marhuenda, si se me ocurriera tenerlos, estarían centrados en el periodismo que hoy hace y no en las cocacolas que subía

Tras el fuerte enganchón que han mantenido en la radio–Marhuenda estalla por los desplantes soberbios de Espada: «¡Soy el director de un periódico, no soy ningún piernas!»–, con Carlos Alsina de testigo, Arcadi Espada ha decidido proseguir su discusión contra Francisco Marhuenda a través de su blog en Elmundo.es.

Ridiculiza a su enemigo de manera muy poco elegante al recordar sus inicios en ‘El Noticiero Universal’, donde ambos coincidieron y donde el actual director de La Razón, según Espada, se encargaba de subirle las cocacolas al director de la publicación.

Entre Marhuenda y Espada han saltado chispas este 12 de enero de 2016 en ‘Más de Uno’. En la tertulia política, y a pesar de las peticiones de Alsina para que ambos se trataran con respeto, el director de La Razón ha acabado por espetarle al columnista de El Mundo que él «no era ningún piernas», sino «un director de periódico» y como tal, debía de dirigirse a él con respeto.

Espada ha preferido continuar la guerra y en ElMundo.es se ha preguntado ‘¿Por qué lloriquea el periodista Marhuenda?’.

Aunque nunca como hoy se había producido una confesión semejante, no es la primera vez que Marhuenda se ha mostrado desagradablemente sentimental conmigo. El pasado, la ola borgiana, no tiene solución. Y siempre hay que tener en cuenta su resaca.

Y empieza Arcadi a rememorar los inicios de Marhuenda, cuando ambos trabajaban en el mismo periódico:

Hace unos 30 años Paco Marhuenda subía las cocacolas en la redacción de «El Noticiero Universal», diario de la tarde. Y mucho peor: se las subía al director, Jordi Doménech, que lo había colocado en aquel periódico con funciones ambiguas, que nunca supe exactamente cuáles eran. […]

Él era un tierno muchachito de derechas y nosotros, la sección de política de aquel periódico, una manada de bestias pardas. Cada vez que se acercaba por allí, atraído como un imán, le caían unos bufidos salvajes.

A su visión de la vida se añadía la sospecha de que era un confidente del director; pero el escarnecimiento al que se le sometía me pareció muchas veces excesivo. Yo despreciaba sus opiniones e ironizaba frecuentemente sobre su candidez; pero le tenía simpatía.

Y lo ridiculiza así:

El joven Marhuenda me inspiraba, además, una cierta compasión: quizá fuera fácil ser Marhuenda en la covacha del director; pero no debía de serlo cuando cruzaba la puerta y entraba en aquella redacción donde se respiraba la humareda de tanto fatuo comunistoide, y yo el primero.

Finaliza:

No sé qué tiene Marhuenda en contra de aquel grumete, y qué complejos y heridas le aviva su recuerdo. Yo nada, desde luego. Es más, estoy seguro de que mucho de lo que decía e incluso de lo que no se atrevía a decir era bastante más razonable que todo lo que nosotros voceábamos.

Pero es evidente que cada vez que Marhuenda se cruza conmigo le vuelve, como una náusea, aquel pasado. Y llora. Y solloza y patalea gritando que ya no es aquel grumete, sino (¡pas mal!) todo un director de periódico. Está bien. Pero querría convencerle de que cuando me cruzo con él no veo nunca aquel grumete. Mis problemas con el periodista Marhuenda, si se me ocurriera tenerlos, estarían centrados en el periodismo que hoy hace y no en las cocacolas que subía. Aunque le admito la continuidad de su indemne carácter servil.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído