Dejan al descubierto cómo Iglesias enchufó a Montero

Carlos Herrera y Santiago González vapulean al ‘macho alfalfa’ de Podemos

"Los amigotes -la propia palabra lo dice- son farra y golferío, mientras la novia es una promesa de familia"

Le han tapado la boca por charlatán. Mucho mirar hacia otros partidos y políticos acusándoles de enchufismo y resulta que el primero en aplicar la técnica del dedazo fue el propio Iglesias colocando a Irene Montero como número dos de la formación y portavoz en el Congreso de los Diputados.

Uno de los fieles a ‘Pablenin’, Antón Gómez Reino, miembro de una de las confluencias podemitas, En Marea, sobre el nombramiento de Arsenio Fernández de Mesa, exdirector general de la Guardia Civil, como consejero de Red Eléctrica, decía esto:

Se trata como siempre de apoyar a la familia, pago de favores por el silencio, retiro dorado, trabajo sucio que pagamos bien.

El problema es que todos los políticos tienen un pasado, en algunos casos tan recientes como el día de ayer, 18 de febrero de 2017, con el nombramiento a dedo de Irene Montero como segunda de Iglesias. En el programa de Carlos Herrera, Santiago González recordaba esto:

Había infravalorado a Irene Montero en la creencia de que se limitaba a repetir las consignas de su Pablo. Así, cuando el macho alfalfa dijo que las puertas giratorias son corrupción por mucho que sean legales, ya sabíamos que Irene iba a repetir lo mismo. Aquí cabe una pregunta, la corrupción no consiste precisamente en saltarse la legalidad para saltarse la legalidad y beneficiarse a sí mismo o a los afines. Dicho de otra manera, ¿corrupción legal no es un oxímoron? . 

Irene lo dijo, en los pasillos del Congreso ejecutó un canutazo ejemplar. Hay forma de corrupción legal en el parlamento que ellos están alentando, una de las cuales es colocar a sus amigotes. Les hemos dicho una cosa muy sencilla. Colocar a los amigos en puestos de responsabilidad puede ser legal pero no deja de ser corrupción… Lo dice la novia del secretario general que está llamada a ser la próxima portavoz en el Congreso en cuanto se fumiguen entre los dos a Iñigo Errejón»

Herrera soltaba entre risotadas:

¿No vas a comparar enchufar a los amigotes con enchufar a la novia?

González le daba la razón:

Eso es verdad, los amigotes -la propia palabra lo dice- son farra y golferío, mientras la novia es una promesa de familia. Las alcaldesas de Madrid y Barcelona se dan mucha maña para contratar a sus familiares y parientes pero los amigotes son patrimonio del PP.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído