Periodismo
Alfonso Ussía y el obispo Setién.

Carlos Herrera calificaba este 23 de abril de 2018 de 'siniestro' y 'maléfico' a monseñor Setién, el que fuera durante muchos años obispo de San Sebastián, José María Setién, y cuya actitud 'equidistante' ante el terrorismo le valió el rechazo de las víctimas de ETA.--Herrera azota a los obispos cómplices con la ETA desde la COPE: "Algunas de sus frases parecen inspiradas por el maléfico Setién"--

Y es que aunque monseñor Setién hablaba de 'diálogo' entre las dos partes (igualando víctimas y verdugos) y, en ocasiones pareció tener más firmeza criticando las supuestas violencias del Estado - cuando un terrorista moría en tiroteo con la policía - que las de los familiares, poniendo pegas a homenajes a policías o guaridas civiles asesinados en la etapa de 'los años de plomo'.--El alegato de Javier Marías contra Podemos y los nacionalistas catalanes por hacer "excelentes migas" con Otegi y los que aplaudían a ETA--

Pero Setién era 'el símbolo' que representaba a un gran colectivo de figuras de la iglesia vasca con una extraña actitud ante ETA. Había una gran gama de variables: desde el sacerdote-periodista Mariano Ferrer, que fue director de EGIN y que en más de una ocasión ha parecido estar más preocupado por denunciar represiones del Estado que en condenar los tiros en la nuca y las bombas de ETA, hasta casos más infames como el de José Ramón Treviño, sacerdote arcipreste Irún, que refugió en su Iglesia al asesino etarra Iñaki Recarte después de que este matara a tres personas (el mismo Iñaki Recarte, que luego en una entrevista a Jordi Évole demostró no haberse preocupado ni en saber cómo se llamaban las tres personas a las que asesinó).--El aplastante mensaje de la Guardia Civil a los cobardes asesinos de ETA que no merecen su perdón--

Aquella actitud de la Iglesia Vasca, y muy concretamente en Guipuzcoa, llevó a severas críticas de tertulianos en RNE y Onda Cero (ahí se destacaron figuras como Luis del Olmo, Isabel San Sebastián, José María Calleja o Carlos Dávila).

Pero en la COPE era más difícil que se produjeran estas denuncias al ser propiedad de la Conferencia Episcopal de la que formaba parte Setién. (Que, dicho sea de paso, en una de sus últimas apariciones públicas en la Cuatro de Iñaki Gabilondo, aprovechó precisamente, para criticar a la COPE).

En su día un tertuliano de la COPE, Alfonso Ussía, soltó un soneto en antena que terminaba "Nadie toca la zambomba, porque un hijo de Setién ha puesto una bomba" causando que fuera despedido como colaborador.

Ussía lo ha contado varias veces, la primera, en el ABC en febrero de 1994. Relató como fue recibido por el entonces secretario de la Conferencia Episcopal, Fernando Sebastián.

- Usted, Ussía, lleva años siendo inmisericorde con los obispos de ETA.
- Sí, monseñor, pero no tanto como vuestra ilustrísima, que se acaba de referir a ellos como 'obispos de ETA'.

Ahora han sido los propios obispos los que en nombre de toda la Iglesia han reconocido errores y hasta Carlos Herrera ha podido zurrar al ex obispo de San Sebastián.

Y es que Munilla no es Setién. Munilla - que tuvo que afrontar nada más llegar una campaña de desprestigio interna por parte de buena parte de sus propios sacerdotes de su diócesis con un desafortundo manifiesto - ha demostrado que el 'cambio social' que ha contribuido a la derrota de los etarras, también llegó a la Iglesia vasca.