EDITORIAL EN 'HERRERA EN COPE'

Carlos Herrera destroza en un soberbio editorial las absurdas e inoperantes medidas del ‘okupa’ Sánchez

"Este gobierno se apunta a las dinámicas pseudogolpistas para acabar con el Senado porque el Senado no le gusta"

Carlos Herrera destroza en un soberbio editorial las absurdas e inoperantes medidas del 'okupa' Sánchez
Pedro Sánchez y Carlos Herrera. PD

Carlos Herrera ha vuelto de sus vacaciones y este 3 de septiembre de 2018 no se ha parado en barras a la hora de poner negro sobre blanco en su editorial de ‘Herrera en COPE’ todos los despropósitos cometidos en estos 100 días de mandato de Pedro Sánchez.

Para el periodista estrella de COPE, lo que está perpetrando el presidente del Ejecutivo no es más que un fuego de artificio que no vale absolutamente para nada:

Este año se juntan varios factores entre los que desestabilizan la política española, la sociedad española, el propio Estado español con ahínco y el gobierno de irrelevantes que ahora mismo en Moncloa va gobernando por decreto y decidiendo algunas medidas absolutamente inoperantes y absurdas para la sociedad española. La cuestión catalana es efectivamente uno de los puntos en los que más recaeremos durante los próximos meses en función de varias variables. Una de ellas es cuánto va a tardar la violencia de baja intensidad en convertirse en violencia de alta intensidad. Otra es cuántas batallas por la libertad se van a dar de verdad en Cataluña. Cuándo se va a honrar al puñado de valientes que está en esa batalla en Cataluña mientras otros muchos miran para otro lado. Los exquisitos: algunos intelectuales cools, no digamos algunos que dicen amar la Constitución pero con reservas. Y luego muchos catalanes que no se quieren enterar de la realidad que ocurre mientras el Gobierno de España se dedica a aplazar los problemas reales y a crear unos cuantos donde no los hay. No sé si con la intención de poderlos arreglar y justificar su existencia o con la intención de ir pasando los meses hasta ver cuándo las cosas son propicias para convocar las elecciones que ahora ya adelanta que lo van a convocar porque no convienen.

Critica el empeño en desenterrar a Franco y como los tiempos que promete para sacar los restos del dictador se van cumpliendo sin que pueda cumplir la promesa:

¿El gobierno? Pues eso, preparando desentierros, preparando tumbas, creando comisiones de la verdad. Es decir, donde van a decidir cuál fue la verdad de lo que pasó en la República últimos años del golpe de Estado, los primeros años del franquismo… Y atrévase usted a disentir de ello. En esa comisión de la verdad, ¿contarán por cierto todo lo que hizo el PSOE en contra de la República incluido el golpe de Estado del 34? ¿O eso queda para otras cosas? ¿Desentarrá el gobierno a Franco, que lo iba a desenterrar en julio, luego en agosto, ahora a lo mejor en fin de año, haciendo de ese desentierro un auténtico señuelo para ver si de esa manera arrincona PP y a Ciudadanos en un lugar teórico de extrema derecha con cordón sanitario incluido? Porque mientras se habla de Franco y del cadáver de Franco no se habla de otras cosas.

Detalla todas las contradicciones que ha protagonizado en estos tres meses:

Este gobierno que en un principio iba a quitar las concertinas – vaya chasco Marlaska, vaya chasco – y que luego devuelven a los inmigrantes que van echando cal viva por las fronteras. Este presidente del Gobierno que se va en Falcon a Castellón y cuando le preguntan qué vale dice que es secreto de Estado pero en cuanto puede publica lo que va a costar la teórica defensa de Llarena. Además mintiendo, diciendo que la defensa del juez Llarena va a costar 500000 €, lo cual no es cierto. Eso es una provisión en dependencia de lo largo que dure el proceso. Va a costar mucho menos, pero ya se ha encargado está atroz y sectaria ministra de Justicia, Dolores Delgado, en comunicarlo. Este gobierno rodeado de malas compañías, que iba a contrarreformar la reforma laboral, que llamaba a los presupuestos lo que les llamaba y ahora les parece bien… Que decía que Torra era Le Pen y ahora muestra toda la condescendencia habida y por haber con quién le tiene que mantener además en su puesto.

Este gobierno que amenaza con subir impuestos, con desmadrar el gasto, que ya está viendo los primeros síntomas de renqueamiento de la economía. Que le gusta hacer pobres a los ricos en lugar de ricos a los pobres. Y este gobierno que se apunta las dinámicas pseudogolpistas para acabar con el Senado porque el Senado no le gusta. Porque el Senado tiene una composición donde puede evitarle alguno de los planes que tiene para desmadrar el gasto. Y no se le ocurre otra cosa – dicho por ese demente de Pablo Echenique – que como tiene el PP una una representación que no se justifica con su realidad… Yo creía que eso era cuatro años, pero bueno. Va a hacer que otro decreto Ley para ver si eliminamos el Senado. Un gobierno que gobierna por decreto, pero le llegará la prueba del nueve. ¿Saben cuál será? El juicio del 1 de octubre.  El juicio del 1 de octubre es el momento en el que a los condenados por el 1 de octubre se les puede condenar a penas muy severas siempre que la Fiscalía pida las penas acordes con los hechos que se desencadenaron. Otra cosa es que se convenza al Gobierno para que presione a la Fiscalía y que trabaje la petición fiscal.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido