Periodismo
Pedro Sánchez.

"No me muevo de aquí hasta que no me vea la ministra de Defensa o el presidente del Gobierno". Resulta que un hombre se apareció ante el féretro de Alfredo Pérez Rubalcaba para lanzar al aire un puñado de papeles en la capilla ardiente instalada en el Congreso de los Diputados.

"Quiero hablar con el CNI", ha añadido. Ningún miembro de seguridad se acercó para reducirlo. Hasta que apareció el héroe del PSOE. "Soy el presidente del Gobierno, acompáñeme", le ha contestado Pedro Sánchez, que se ha levantado para hablar con él y, ante el desconcierto y la mirada de los familiares del exvicepresidente del Gobierno, se lo ha llevado a otra sala, acompañado por Ana Pastor, presidenta del Congreso.

En las redes comienzan a pensar que todo ha sido otro numerito de Iván Redondo.

Pedro Sánchez ha regresado a la capilla ardiente de Pérez Rubalcaba unos minutos después. Según fuentes del Gobierno citadas por Europa Press, a este hombre le afecta una cuestión judicial de la que quería hablar con el presidente del Gobierno.