LOS PROGRES Y LA VARA DE MEDIR

Àngels Barceló (SER) queda retratada al mandar a callar a Rocío Monasterio (VOX) en un debate de mujeres

Por momentos fue un cinco -Calvo, Montero, Arrimadas, Montserrat y Barceló- contra una, la de VOX

Àngels Barceló (SER) queda retratada al mandar a callar a Rocío Monasterio (VOX) en un debate de mujeres
Barceló RS

Volvemos a asistir a otro bochornoso momento en el que vemos cómo algunos creen que la democracia consiste en que todos pensemos igual, y cuando alguien les lleva la contraria se le obliga a callar; lo curioso es que esas conductas de censura de pensamientos opuestos al del régimen establecido, tienen un nombre. (Angels Barceló se desmarca del grito de guerra de la SER contra VOX y dispara contra Pedro Sánchez).

La presencia de la líder de VOX en Madrid, Rocío Monasterio, en el debate que este jueves por la noche protagonizaron varias mujeres políticas en la SER no fue muy bien recibida en la emisora del Grupo PRISA (Los gritos de las feminazis del politizado 8-M: «¡Machirulo muerto, abono para mi huerto!»).

La locutora Àngels Barceló no disimuló su desacuerdo con Monasterio, en lo que por momentos pareció un cinco contra una: Carmen Calvo, Irene Montero, Dolors Montserrat, Inés Arrimadas y la propia Barceló contra la dirigente de Vox. (PRISA todavía cree manda: Angels Barceló (SER) le ordena a Rivera que desprecie a VOX y que pacte con la izquierda)

Esta última se mostró en contra de lo que llamó «feminismo supremacista»: el que achaca a los hombres un «machismo genético» y les niega la «presunción de inocencia»; el que considera a las mujeres «víctimas por el hecho de ser mujeres».

Tanto incomodó a Barceló la presencia de Monasterio que, en un momento del debate, le mandó callar a la voz de «yo soy la periodista», según recoge esdiario.

Fue cuando la política de Vox sacó a colación la polémica suscitada en el Instituto de Educación Secundaria Andévalo de La Puebla de Guzmán, en Huelva, donde se planteó la posibilidad de que este 8 de marzo los chicos no salieran al recreo y se quedaran en clase para que sintieran lo que han sentido las mujeres a lo largo de la historia siendo excluidas.

«Eso no es cierto, eso no es cierto. Déjeme un momento Rocío Monasterio. Eso no es cierto», señaló Barceló.

«Déjeme que yo soy la periodista y soy la que verifico. Y como verifico le digo que esto no es cierto. Nosotros hablamos con los responsables de ese centro…».

«Y rectificaron gracias a la denuncia de Vox porque todos ustedes estaban hablando de otras cosas y no defendiendo la igualdad», intervino Monasterio.

«Y lo único que van a hacer, déjeme terminar, es que las niñas van a salir antes al patio que los niños», añadió la locutora.

«Eso ha sido después de que Vox lo denunciara, porque si no está Vox ahí todos ustedes están hablando del 8-M y resulta que un niño por el hecho de ser varón se queda sin recreo. Esa es la realidad de la igualdad que ustedes defienden, que lo único que quieren es colectivizar a la mujer».

En efecto, la dirección del centro ha reconocido en los medios de comunicación que esa propuesta fue real pero que se tergiversó porque la intención no era castigar a los niños, sino que tomaran conciencia de lo discriminadas que se habían sentido las mujeres a lo largo de la historia.

Como la propuesta no era definitiva, y ante la polvareda levantada, se echó atrás.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído