Entraron en un museo israelí asegurando que era un centro del Mossad

TVE entona el mea culpa por un montaje destapado por PD

El ente público admite que los reporteros violaron el código ético

"El montaje es una visión políticamente correcta del antisemitismo moderno"

«Señores de TVE, ¿Chanquete murió realmente?». Hasta la revista satírica «El Jueves» se ha hecho eco en sus ácidos comentarios del montaje perpetrado por TVE cuando una reportera de la cadena aseguró que: «Nos disponemos a entrar en el centro de inteligencia del Mossad, el servicio de espionaje israelí (…) Ninguna cámara había entrado antes». Ni los empleados eran espías ni aquello era la CIA de Israel. Era un museo conocido como el Israel Intelligence Heritage & Commemoration Center (IICC).

Periodista Digital destapó el citado fraude periodístico: «TVE se mete en un museo y lo vende como «el centro de operaciones inaccesible del Mossad».

A raíz de esta publicación y de una nota difundida por el corresponsal de TVE en Israel, Óscar Mijallo, desmarcándose de ambos reportajes, el Consejo de Informativos recibió varias quejas y peticiones para aclarar lo ocurrido.

Antisemitismo moderno
En opinión de Masha Gabriel, directora de Radio Sefarad, el montaje «demuestra la superficialidad con que se tratan los temas judíos. Se intenta mostrar al israelí como alguien oculto y manipulador». Y lejos de tomarse a broma unos hechos tan graves, añade, tajante, que «todo esto es una visión políticamente correcta del antisemitismo moderno».

Y es que nada de lo transmitido se sostiene con pruebas sólidas. Así, la reportera de TVE Carol Espona, indica que pudo grabar zonas no accesibles y visitar lugares reservados del Mossad así como haber mantenido diversas conversaciones off the record con miembros relevantes de esta institución. Las personas entrevistadas se vinculan con presuntos espías y llega incluso a catalogar alguna de las salas del Museo como la «sala del horror».

Falta de ética
El informe del Consejo de TVE concluye que en la elaboración de las informaciones sobre el supuesto Centro de Inteligencia del Mossad no se han respetado los principios y normas deontológicas enumeradas en el Estatuto de Información. En él se insta a los profesionales a difundir únicamente informaciones fundamentadas (…)».

Cuanto menos resulta curioso leer el decálogo de la periodista en su perfil de Facebook. En él asegura que odia a la gente falsa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído