Entrevista PD/ Almudena Ariza

«El burka es un objeto repugnante»

Acudirá a Afganistán para cubrir la segunda vuelta de las elecciones

Después de 8 años de guerra en Afganistán, lo que ha quedado claro es que la militarización no ha ayudado en nada al país. La gente vive igual o peor que antes de la guerra

Entró en el periodismo por casualidad cuando hizo unas pruebas para los 40 principales y quedó fascinada por el mundo de las ondas y la comunicación. Ya no pudo dejarlo. Almudena Ariza reflexiona sobre su condición de mujer en una zona de conflicto y la situación de la mujer afgana. Desplegando el burka que adquirió en Kabul, señala la rejilla por la que las mujeres están condenadas a ver el mundo. Sin duda, dice, es «un objeto repugnante».

SOBRE AFGANISTÁN

La próxima semana viajará a Afganistán. «Es como si me fuera a Alcalá de Henares», dice. Antes de embarcar rumbo a una región peligrosa, comparte con Periodista Digital vivencias y amuletos. Un cuerno de Órix de un inmigrante de Mali; un burka azul añil de Afganistán y un coral despegado por la fuerza del tsunami en Sumatra. Tres objetos que resumen sus inquietudes: la desigualdad social, la represión contra las mujeres y los países azotados por la miseria.

Sobre el país afgano, Ariza opina:

Afganistán me fascina por lo que tiene de primitivo y de tribal. Es el quinto pais más pobre del mundo. Y todo lo que tiene de primitivo lo tiene también de extraordinario. La gente es inocente, ingenua, con ganas de compartir y de recibir al extranjero. Me resulta muy duro ver cómo la gente sigue sufriendo después de tantas y tantas guerras.

ELECCIONES PARA VOTAR EN PAZ

Voy a cubrir la segunda vuelta de las elecciones. Ya sabemos que la primera ha sido fraudulenta. Esperamos que estas transcurran sin atentados, que la gente pueda votar en paz por una democracia.

Después de 8 años de guerra, lo que ha quedado claro es que la militarización no ha ayudado en nada al país. La gente vive igual o peor que antes de la guerra. Los 45 mil millones de euros que la Comunidad internacional ha gastado en Afganistán realmente han servido de muy poco.

Habría que replantearse menos militarización y más inversión en desarrollo. Sin olvidarnos de problemas como la mujer o la educación, etc.

«ANTES QUE NADA SOY SER HUMANO»

Ariza tiene dos hijos. Están bien. Son buenos estudiantes y seguros de sí mismos. Así que «muy mal no lo habré hecho», confiesa sonriente.

A mis hijos les digo me voy a Afganistán y es como si les dijera que me voy a Alcalá de Henares (risas). Están muy acostrumbrados a que su madre vaya y venga.

Les he transmitido que estoy haciendo algo que me gusta. Yo antes que madre, esposa, soy un ser humano que ha querido desarrollarse como profesional y periodista. También he querido ser madre, claro.

«ES COMPATIBLE SER MADRE  Y PERIODISTA»

Respecto a la conciliación laboral y familiar. Ariza razona:

Es compatible. No es fácil. A mis hijos les he dedicado menos tiempo que otras madres, pero sí ha sido un tiempo muy gozoso, muy placentero, muy intenso. Si hubiera sido una madre que está todo el tiempo con sus hijos en el parque, hubiera sido una madre tristísima.

Y es que no le gusta hablar de género al hablar de su trabajo:

Ni suma ni resta ser mujer o hombre en zonas de conflicto. Suma o resta que seas buena profesional y hagas bien tu trabajo. Es una cuestión de actitud y de aptitud.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído