Bajó un día a la mina, le agarró el miedo y abandonó

Samanta Villar, a una minera: «¿No has pensado en la prostitución?»

La claustrofobia y el peligro de desprendimiento pone fin a su aventura

Samanta: "¿No has pensado en la prostitución? Te lo digo porque yo lo preferiría antes que hacer esto"

Al grito de «¡Soy mineraaaa!» la periodista Samanta Villar del programa 21 días de Cuatro, arriesgó su vida descendiendo a una mina de estaño de Morococala, Bolivia, carente de toda medida de seguridad. Tenía previsto hacerse minera durante tres semanas, pero en el primer descenso al infierno de Tio Picho, le agarró el miedo y abandonó.

La claustrofobia, la humedad, la falta de oxígeno y el peligro de desprendimiento llevó a la joven a poner fin a su aventura:

«Es lo peor que he hecho en mi vida, no he pasado más miedo nunca. Parece una película de terror. Me falta el aire. Tengo serias dudas de si voy a continuar esta vivencia»

El ambiente en el Tio Picho es absolutamente tóxico y en la profundidad de la veta apenas cabe una persona. Para superar la jornada de trabajo, los mineros mascan hojas de coca y alcohol puro para mojar los labios. Esto les ayuda a no sentirse cansados en un trabajo tan agotador que puede durar hasta 18 horas seguidas y a quitar el hambre, porque en la mina no se come.

«No sé describir esta sensación. Es muy duro estar en un cubículo tantas horas para sacar dos euros por cada saco de estaño»

La seguridad en este trabajo, brilla por su ausencia. La mina registra decenas de muertos y los mineros pueden despeñarse a más de 160 metros.

LA DIFÍCIL SITUACIÓN DE MARLENE

Durante la grabación del reportaje, Samanta conoció a Marlene, una mujer de 35 años, con cinco hijos a su cargo que vive amenazada por su marido, que no deja de acosarla y pedirle dinero y comida.

Marlene vive angustiada dentro y fuera de la mina. Arriesga su vida todos los días bajando a la veta, para sobrevivir a la amenaza de morir quemada mientras duerme.

La emisión de este reportaje ha hecho que decenas de personas se hayan puesto en contacto con ella para ayudarla.

¿HAS PENSADO EN LA PROSTITUCIÓN?

Tal fue la sensación de terror que vivió Samanta en el infierno minero, que llegó a preguntar a Marlene si había pensado dejar la mina para dedicarse a otro oficio:

«¿No has pensado en la prostitución? Te lo digo porque yo lo preferiría antes que hacer esto»

La mujer aseguró que nunca haría eso, porque sus hijos le perderían el respeto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído