Once millones de españoles siguieron el partido contra Paraguay

La Selección española triunfa en Cataluña

Sólo un 7,2% siguió el informativo de la noche en TV3

La Generalitat subvenciona a su propia selección

El sábado pasado un 78,1% de los españoles se vistió de rojo y amarillo para ver a su selección. Es lo que tiene la Rojigualda , que vacía calles, carreteras y hasta playas y llena de pasión futbolística hogares, plazas y bares de todas las comunidades autónomas, sin excepción. España pasó a la semifinal del Mundial de Sudáfrica ante una audiencia de cerca de 11 millones de espectadores, algo menos que el partido de cuartos de final que enfrentó a nuestro país con Portugal. “Algo tiene que ver”, dicen los expertos, “que el partido cayera en un sábado y las empresas que miden las audiencias no cuentan con las segundas residencias”.

Eso sí, cerca de 16 millones de españoles sintonizaron en algún momento con el partido. En Cataluña triunfó, a pesar de su afán por instaurar el fenómeno de las selecciones catalanas, que tanto empeño pone la Generalitat en subvencionar.

Más de 1.581.000 de catalanes disfrutaron del partido de España contra Paraguay, es decir, cadena pública, TV3, sólo fue v ista por 167.000 espectadores a las 21.00 horas, cuando se emite el informativo de la noche, presentado por Agnès Marquès, que “en un día normal lo ven entre 400 y 500 mil personas”,  explican a LA GACETA desde el departamento de prensa de la cadena. Alguna pregunta més?, programa de humor que se emitió a continuación, tuvo un descenso casi total de espectadores. “Estuvimos en mínimos histór icos”, a seguran desde TV3, que llegó a cubrir uan cuota de 89.000 espectadores únicamente.

LAS SELECCIONES
El triunfo del seguimiento del partido coincide con la reivindicación de la Generalitat de oficializar sus selecciones deportivas. Para ello, por ejemplo, subvenciona con 1,2 millones de euros a la Plataforma Pro Selecciones Depor tivas Catalanas para “la promoción internacional del deporte catalán y de sus selecciones”.

El objetivo de esta entidad privada es conseguiel reconocimiento oficial de las diferentes selecciones deportivas catalanas con “igualdad de derechos que el resto de selecciones nacionales” y, por lo tanto, “con derecho de participación en las competiciones deportivas oficiales”, según un comunicado del Gobierno catalán. De hecho, en la última sentencia del Estatuto catalán, el Tribunal Constitucional aprueba que Cataluña tenga sus propias selecciones en todos los deportes.

POR COMUNIDADES
La comunidad autónoma más rojigualda es, según los datos, la Valenciana. Un 82,4% de sus ciudadanos vieron el partido, es decir, un total de 1.246.000 espectadores. Le siguen Andalucía, con un 81.3 %, Madrid, con un 81,1% y Canarias, con un 80.7%. A las 22.21 horas de la noche se registró el minuto más visto con 12.645.000 espectadores y un 82.5% de cuota. Mientras, en la emisión conjunta, el momento más seguido fue a las 22.10 horas con 13.303.000 espectadores, coincidiendo con el gol de Villa.

Ante las “negativas constantes” del Ayuntamiento de Barcelona a instalar una pantalla gigante en la ciudad para que los seguidores de la selección española pudieran seguir los partidos de la selección española, el PPC decidió alquilar una sala de cine con capacidad para 400 personas para disfrutar, en directo del juego. Acudieron la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, y los principales dirigentes del partido, mas numerosos militantes y afiliados del partido. El partido se vio de una manera muy original, en 3D, y el aforo fue completo.

«ESPAÑOLOFOBIA»
Tanto el Partido Popular como Ciudadanos acusa al Ayuntamiento de Barcelona de no querer apoyar a la selección española. Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, lamentó la “españolofobia” de Hereu, por no ofrecer a los barceloneses la posibilidad de seguir los partidos desde pantallas grandes instaladas en la ciudad.

Ciudadanos, que también ha solicitado, por activa y por pasiva las pantallas, aseguraba que

  • “ésta es una decisión arbitraria pero cargada de simbolismo político. El PSC quiere esconder y silenciar a la Cataluña real que quiere ver a su Selección nacional, que vibra y disfruta de sus victorias sin complejos.Lo que realmente le molesta a Hereu y al PSC es ver en las calles de Barcelona banderas de España, les molesta esa imagen de miles de barceloneses animando a España y a su Selección. No pueden soportarlo y por eso lo quieren esconder, negando esa realidad que les desgarra la imagen de una Cataluña nacionalista”.

Originalmente publicado en La Gaceta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído